Local

Los pantanos de Sevilla ya están al 83% de capacidad

Un sufrimiento menos para los súbditos de la sequía: las lluvias de la Feria bajan las alarmas por el descenso de los pantanos del Guadalquivir. (Foto: EFE).

el 15 sep 2009 / 03:04 h.

TAGS:

Un sufrimiento menos para los súbditos de la sequía: las lluvias de la Feria bajan las alarmas por el descenso de los pantanos del Guadalquivir. Había reservas para dos años y medio y ahora las hay para tres, hasta primavera de 2011. Los pantanos están al 83%.

Aunque parezca que ha llovido mucho, los pantanos apenas lo han notado. Todavía tendrá que llegarles agua por las escorrentías, pero cabe sospechar que no será mucha la que dejen escapar los suelos sevillanos, sedientos y cálidos como si el invierno no hubiese pasado por ellos.

Para los amantes de los datos, hay una noticia buena y otra mala: la buena, que hace una semana había reservas de agua para dos años y medio y ahora hay para tres, que es la barrera psicológica entre la normalidad y la alerta; la mala, que pese a todo seguimos peor que en abril de 2007, y sin noticias ciertas acerca de un posible fin de la sequía, que va para su quinta temporada ininterrumpida.

Por expresarlo con cifras: los cuatro embalses de Emasesa (Aracena, Zufre, La Minilla y El Gergal) sumaban ayer 325.797 hectómetros cúbicos (Hm3) y justo antes de Feria contenían 314.124, lo que significa un aumento del 3,7%. Todos ellos superan las tres cuartas partes de su capacidad, entre el 78,3% y el 91,3%, (en conjunto, el 82,5%).

Caso aparte es el de Melonares, cuyo funcionamiento aún se encuentra en fase de pruebas y que sólo hace acopio de entre 7 y 8 Hm3, su cota base, aliviándose el resto de su capacidad hasta que se encuentre a pleno rendimiento.

Aunque la ganancia no haya sido para grandes celebraciones, tampoco es ridícula; sobre todo, teniendo en cuenta que hace un mes, de los 24 embalses gestionados por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), sólo siete presentaban una situación de normalidad, mientras que, de los demás, cuatro se hallaban en prealerta (con abastecimiento para menos de tres años), cinco en alerta (por debajo de los dos años garantizados) y ocho en emergencia (con agua para menos de un año).

El resto de los pantanos de Sevilla gobernados por la CHG pero no incluidos en el sistema general de abastecimiento de Emasesa también han conocido, como es natural, idéntica mejoría: El Retortillo (al 33,2%), José Torán (66,5%), Huesna (80,5%), El Pintado (el mayor de todos, que sube al 76,4%), Cala (33,9%) y Agrio (el menor, al 100%).

El resultado es que esta pequeña aportación cambia el panorama como de la noche al día, y no sólo para el consumo humano. La CHG no había hablado todavía de restricciones, pero ya estaba dando a entender que a los regadíos les esperaban recortes como las nubes siguieran sin aparecer. Y a los grifos de las casas, también: a mediados de febrero pasado, el Colegio Oficial de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos advertía de que, a falta de lluvias y de medidas de ahorro, habría que empezar a restringir el consumo en los hogares a partir de otoño próximo. De momento, de lo dicho, nada. Se normaliza la situación con un margen lo bastante amplio como para que sobren los temores.

  • 1