Local

Los pantanos recuperan en una semana el agua consumida en un año

El pantano del Gergal, en Guillena, superaba ayer el 103% de su capacidad y soltaba el agua sobrante aunque sin abrir las compuertas

el 26 dic 2009 / 19:18 h.

TAGS:

El pantano Los Molinos, en Castilblanco, suelta agua ante el riesgo de desborde.
Cuando los cielos dan una tregua entre temporal y temporal de lluvia y viento, ya se puede hacer el primer balance del agua recogida en los embalses que suministran a la provincia de Sevilla -aunque se encuentren en Huelva, como el Aracena y el Zufre-.

 

Fuentes de la Agencia Andaluza del Agua indicaban ayer que los pantanos se encuentran prácticamente al mismo nivel que hace un año, pese al caluroso verano y a la falta de precipitaciones en otoño que dejaron muchos de éstos en estado de alerta.

En el caso de los cuatro embalses que conforman el sistema general de abastecimiento de la empresa metropolitana de aguas, Emasesa , a día de ayer se encontraban a un 70,8% de su capacidad, con 279,54 hectómetros cúbicos. La evolución en el último mes ha sido espectacular, especialmente en el caso del Gergal, situado en Guillena, que el 26 de noviembre estaba al 46,3% de su capacidad y, a fecha de ayer, la página web de Emasesa informaba de que se encontraba al 103,8%. Fuentes de la Policía Local guillenera confirmaron que el embalse estaba al límite de su capacidad y que estaba soltando toda el agua sobrante, aunque no habían abierto las compuertas.

También ha mejorado considerablemente la situación del Aracena -del 58,8 al 64,1%-, el Zufre -del 50,4 al 63,9%- y el Minilla -del 68,1% al 86,2% actual-. Los dos de la provincia de Sevilla superan incluso el porcentaje de llenado de hace un año y el de la media de los últimos años en el mes de diciembre.

Esta situación no sólo se da en los pantanos pertenecientes a la red de Emasesa. Una situación similar tienen el Cala, El Agrio, el Huesna y el Torre del Águila, donde en la última semana ha crecido su volumen embalsado entre 3,6 hectómetros cúbicos en El Pintado, en Cazalla de la Sierra, y 5,48 en el José Torán de Lora del Río. En algunos casos, como el pantano Los Molinos en Castilblanco de los Arroyos, ha estado evacuando agua al superar el límite de almacenamiento.

La razón de que pese a las lluvias los pantanos no estén aún más llenos se debe a la larga temporada de sequía que tenían los campos y que, hasta que no dejan de absorber agua ésta no empieza a llenar los pantanos. Esta situación puede cambiar a partir de mañana. La Agencia Estatal de Meteorología prevé de nuevo lluvias que se extenderán a lo largo de toda la semana, si bien por el momento no se espera una situación de alerta por fuertes precipitaciones.

Parece claro que la situación de sequía que hacía temer lo peor hace apenas un mes se ha acabado. Ahora sólo falta que si llueve lo haga moderadamente para no causar más destrozos.

  • 1