Local

Los parlamentarios y el cocido

Madrid presumió siempre mucho de Sus Señorías, los Diputados a Cortes, que hacían célebres cafés, tertulias y restaurantes, por ejemplo Lardhy, abierto en la calle de Alcalá por un francés que pretendía introducir en la capital de España la alta cocina europea y acabó haciéndose famoso por el cocido.

el 15 sep 2009 / 03:15 h.

Madrid presumió siempre mucho de Sus Señorías, los Diputados a Cortes, que hacían célebres cafés, tertulias y restaurantes, por ejemplo Lardhy, abierto en la calle de Alcalá por un francés que pretendía introducir en la capital de España la alta cocina europea y acabó haciéndose famoso por el cocido. Hoy se reúne en Sevilla el nuevo Parlamento con ciento nueve miembros que llegan hasta el antiguo Hospital de las Cinco Llagas desde todos los rincones de Andalucía en cada legislatura y que, a lo largo de ella, serán huéspedes repetidos en hoteles de aquella zona, clientes de restaurantes, paseantes por calles y plazas: sevillanos de adopción, en suma. Medio sevillanos serán considerados al volver los viernes a sus lugares de origen pero de eso aún no se ha dado cuenta esta ciudad ensimismada que es capital de Andalucía.

No los aprovecha para actividades culturales, sociales o políticas, no los usa para su brillo y esplendor como hizo y hace Madrid con los diputados "de provincias". De vez en cuando algunos alcanzarán un ministerio o un lugar importante en Europa pero ninguna entidad podrá entonces presumir de que fueran sus socios o sus socias ni ningún bar de haber tenido en ellos destacados clientes. Y así no tendremos un Lardhy presumiendo del cocido que le aconsejó poner en carta uno de sus habituales, un andaluz: Su Señoría Don Antonio Cánovas del Castillo.

Antonio Zoido es escritor e historiador

  • 1