Local

Los partidos negociarán las leyes locales con el guión del Estatuto

PSOE, PP e IU acuerdan celebrar reuniones bilaterales en el Parlamento. La oposición y la Junta mantienen posturas muy alejadas.

el 10 feb 2010 / 20:23 h.

TAGS:

Esperanza Oña, Antonio Sanz y el consejero de Gobernación, Luis Pizarro, ayer.

El consejero de Gobernación, Luis Pizarro, volvió a convocar ayer a los partidos con representación parlamentaria para retomar el diálogo sobre las leyes locales, cuyo trámite en la Cámara está a punto de empezar. La intención es aprobar las normas que definirán el futuro de los ayuntamientos con el mayor consenso posible, pero las reuniones con PSOE, PP e IU constataron que el acuerdo sigue muy lejano. Todos aseguraron tener voluntad para pactar, pero parece muy complicado a raíz del balance que cada cual hizo del encuentro. El PP repitió que no apoyará las normas si no se cambian radicalmente o se reelaboran. IU vinculó su respaldo a que se dé más dinero incondicionado -sin un fin predeterminado- a los municipios. La Junta ni va a retirar las leyes ni tiene previsto hacer un mayor esfuerzo económico del que ya ha hecho.


En lo único que coincidieron es en destacar el carácter institucional de la futura Ley de Autonomía Local -que blindará las competencias de los consistorios- y de Participación en los tributos de la Junta -que determinará la financiación local-. Las leyes son de tal enjundia que han pactado negociarlas igual que se hizo con el Estatuto, con las reuniones bilaterales que sean necesarias, incluso con Pizarro, y en paralelo a las conversaciones con la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP). El primer pleno de marzo será el debate a la totalidad de ambos proyectos de ley, cuya aprobación está prevista antes del 30 de junio.


La ronda de contactos de ayer estuvo marcada por la última polémica en la FAMP sobre las leyes locales. Los alcaldes de todos los partidos habían fijado una posición común: reconocen el esfuerzo de la Junta, pero consideran "insatisfactorias" las leyes por el "exceso" de tutela del Gobierno andaluz sobre los ayuntamientos y una financiación insuficiente. El PP usó este descontento de los regidores para insistir en la retirada de las normas. Su portavoz parlamentaria, Esperanza Oña, que no quiso comparecer ante los medios en la Consejería de Gobernación y se fue a la Cámara, calificó de "engaño" el encuentro con Pizarro y le exigió que "abandone el intervencionismo". Los populares creen que los alcaldes han hablado alto y claro y que ahora la Junta debe rectificar los textos.


Pizarro volvió a negar que los alcaldes rechacen las normas municipalistas aunque admitió que sí demandan "mejoras". A priori, el consejero no descartó que las reivindicaciones de la FAMP se puedan recoger siempre y cuando los grupos parlamentarios sean capaces de llegar a un acuerdo. "No sería la primera vez que unas leyes son modificadas", afirmó. En el debate sobre el dinero que recibirán los ayuntamientos no hay mucho margen, ya que, aunque Pizarro dijo ser consciente de que necesitan más fondos, recordó que la financiación local es competencia del Gobierno central. Quiso lanzar un mensaje rotundo de cara a la negociación: "El marco de discusión tiene que ser el Estatuto. Otras cuestiones no tendrán cabida en estas dos normas", advirtió. En la misma línea se pronunció el portavoz socialista en la Cámara, Manuel Gracia, que avisó de que el acuerdo será "difícil" si PP e IU pretenden "aprovechar" las leyes para incluir otras demandas.


El consejero reprochó al PP que dé "lecciones de municipalismo" cuando en sus comunidades no aprueba leyes similares y le pidió que escuche la opinión de sus alcaldes, "que quieren que estas normas salgan adelante".

  • 1