Deportes

Los partidos no duran una mitad

El Betis hizo en Vigo lo mismo que ante el Cádiz: jugó una primera parte horrenda, marcó casi sin buscarlo antes del descanso y sólo fue mejor en la segunda mitad. Así se antoja complicado que un equipo suba a Primera.

el 18 abr 2010 / 19:26 h.

El Betis se ha acostumbrado a reducir sus partidos a sólo una mitad. Le ocurrió ante el Cádiz y repitió en Vigo: se olvidó de jugar al fútbol en la primera parte, tuvo la gran suerte de toparse con un gol antes del intermedio y sólo tras el descanso fue un equipo medio competitivo. Que el primer acto, de lamentable para abajo, acabase con 1-1 fue un guiño del destino y de los atacantes celestes, a cual más malo. Como malos fueron Emana y Goitia en el 1-0 (qué desidia en el camerunés y qué manos de mantequilla en el portero), Aurelio en general y Arzu hasta el descanso, Capi, Damiá, incluso los centrales... También cabría preguntarse por qué Víctor eligió a Fernando Vega y no a Nacho, que suele asegurar una salida más aseada del balón. El técnico cambió el once para cambiar la imagen, pero por ahora no hay manera. Menos mal para el Betis que siempre le quedará Emana, lo cual es un decir porque en un mes se irá con Camerún. Él solito pudo con toda la defensa rival en el 1-1 y el Celta, claro, se asustó. En toda la segunda parte, Goitia no recibió más peligro que el que se provocó él mismo con dos acciones inauditas. Iriney corrió detrás de Trashorras y el Betis al menos controló el balón, pero poco más. Así no se sube a Primera. A la vista está la clasificación.

  • 1