Local

Los partidos se rebelan contra la enésima ofensa desde Cataluña

Duran i Lleida (CiU) pide eliminar el PER porque se usa para el «voto cautivo».

el 19 may 2010 / 19:31 h.

TAGS:

El portavoz de CIU, Durán i Lleida, y el presidente del Gobierno, durante el debate del Estatuto andaluz.

Los partidos andaluces alzaron ayer una única voz contra la enésima ofensa de un dirigente nacionalista a Andalucía. Esta vez el "ataque" lo suscribe el histórico dirigente de CIU y portavoz en el Congreso, Josep Antoni Durán i Lleida, quien abogó por eliminar el subsidio agrario que cobran andaluces y extremeños. "No sé si no es el momento de reflexionar sobre lo que significa el gasto del PER. Eso tenía sentido hace unos cuantos años pero hoy no es así", dijo en una entrevista con la Cadena SER.


Su receta para salir de la crisis pasa por "revisar" la política de subvenciones. "España es un país excesivamente subvencionado y esa subvención se utiliza después como instrumento cautivo del voto", aseguró. ¿Voto cautivo? Cobraron el subsidio agrario 124.900 andaluces en marzo -último dato disponible-. El PSOE cosechó más de dos millones de votos en las elecciones autonómicas de 2008.


Las palabras de Durán i Lleida indignaron a los partidos andaluces, que exigieron una rectificación y achacaron el comentario a su "desconocimiento" de la realidad andaluza. Desde la Junta, el consejero de Gobernación y Justicia, Luis Pizarro, criticó que el nacionalismo catalán vuelva a recurrir a la imagen de la "Andalucía subsidiada" y a las insinuaciones de "voto cautivo". "Lo que ha dicho el señor Durán i Lleida es un insulto a los andaluces. Habla de oído, no tiene un conocimiento real y antes de hablar debería informarse", sostuvo. El PSOE-A tildó sus palabras de "agresión" e invitó al portavoz de CIU a que venga a Andalucía para "valorar correctamente" el calado de esta prestación. El PP rechazó la ofensa "de cabo a rabo" e IU lamentó la "dureza desmedida con los débiles". Todos le reprocharon que no pida eliminar las ayudas al sector del automóvil que viajan a Cataluña.


El político catalán fue especialmente duro con la medida de urgencia que tomó el Gobierno para paliar los graves efectos del temporal del pasado invierno en Andalucía. Las intensas lluvias anularon cinco millones de jornales y miles de agricultores vieron peligrar sus ayudas. El Consejo de Ministros accedió a reducir de 35 a 20 los jornales mínimos necesarios para recibir la prestación agraria. A juicio del portavoz de CIU, no se entiende que en plena crisis el Ejecutivo actuara de esta forma con los andaluces y extremeños. Con este subsidio, los jornaleros cobran el 75% del salario mínimo -unos 330 euros durante medio año-, una cifra que está incluso por debajo de los 426 euros que abona el Gobierno para los parados que hayan agotado su prestación por desempleo.


largo historial. No es la primera vez que los políticos catalanes intentan vender el tópico de una Andalucía que vive de las ayudas. La semana pasada, el líder de Esquerra, Joan Puigcercós, criticó a Andalucía por "dilapidar el dinero público" de la UE. Muchos otros dirigentes nacionales han rescatado el cliché de la Andalucía subsidiada. La última fue la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre (PP), que, a raíz de la rebaja de las peonadas, aseguró que el Gobierno "utiliza el dinero de los contribuyentes para dar pitas, pitas, pitas", en referencia a la prestación agraria.


El presidente andaluz, José Antonio Griñán, no quiso referirse directamente a las declaraciones de Durán i Lleida pero dijo que los catalanes "están convencidos de que dan mucho más de lo que reciben" en términos de balanzas fiscales, y avisó de que existen "otras balanzas", como la comercial y por cuenta corriente, "que no se ponen encima de la mesa". "Por elegancia", según adujeron, y desde el PSOE-A porque sería un error entrar en una guerra con una región que gobierna el socialista José Montilla, desde Andalucía los partidos evitaron sacar esas facturas que pesan sobre Cataluña.


Hay algunos datos llamativos recopilados por este periódico. Cataluña tiene la deuda pública más elevada: llegará a 29.000 millones en 2010, con un déficit de 4.500 millones. La deuda per cápita catalana, como ocurre con la valenciana, casi dobla a la andaluza, una de las autonomías más saneadas. Además Cataluña es la comunidad que tiene un sector público mayor, con 335 empresas públicas. Le sigue Andalucía con 317. Y la deuda de su radiotelevisión autonómica alcanza los 1.377 millones. En el caso de Andalucía, 11,4.

  • 1