Local

Los partidos se toman otro mes para pactar medidas de transparencia

Tras 20 años inactiva en el Parlamento la comisión de financiación , PSOE, PP e IU se reúnen sin propuestas

el 06 feb 2013 / 20:04 h.

TAGS:

Gracia charla con Oña y con el letrado mayor.

Veinte años después de que se creara la comisión de financiación de los partidos políticos, ayer se estrenó con una reunión en la que lejos de adoptar o poner sobre la mesa medidas para reforzar el control de las cuentas, PSOE, PP e IU se dieron un mes más para analizar cómo pueden mejorar su transparencia. En pleno escándalo del caso Bárcenas, el extesorero del PP que se investiga si llevó una contabilidad B del partido y pagó sobresueldos en negro a la cúpula, fue Izquierda Unida la que lanzó la propuesta de reactivar esa comisión parlamentaria que no ha servido, hasta la fecha, para nada.
El presidente del Parlamento, Manuel Gracia, convocó ayer a los grupos parlamentarios en una semana en la que, después de unas largas vacaciones de Navidad -el Parlamento se despidió a finales de diciembre- se ha retomado la actividad parlamentaria.

La comisión de financiación de los partidos políticos está muy limitada. No tiene potestad legislativa, es decir no puede cambiar leyes, y su función se limitará a instar al Parlamento andaluz a modificar determinados aspectos de la Ley Electoral o al Congreso a tocar la Ley de Financiación de los partidos, donde está el meollo de la cuestión. Además la Consejería de la Presidencia ultima una ley de transparencia que está comprometida para el actual periodo de sesiones.Aunque IU ha puesto ya sobre la mesa la idea de que se supriman las donaciones privadas a los partidos, ayer ninguno de los grupos parlamentarios tuvo a bien señalar alguna medida o iniciativa para ganar en transparencia. Tanto el portavoz del PP, Carlos Rojas, como el del PSOE, Francisco Álvarez de la Chica, eludieron ahondar en ninguna medida. Todos subrayan cada letra de la palabra transparencia, pero no se sabe cómo se ganará en control de las cuentas de los partidos.

En la financiación de las formaciones políticas hay muchos ángulos muertos, espacios en los que es complicadísimo ejercer el control. La regulación legal corresponde al ámbito nacional. La ley de financiación se modificó en 2007, con el Gobierno de Zapatero, y se volvió a tocar el pasado mes de octubre. Desde entonces las donaciones anónimas están prohibidas y en ningún caso las aportaciones privadas pueden superar el límite de 100.000 euros anuales. Además, no pueden donar dinero aquellas empresas que tengan contratos con la administración. Estas restricciones, no obstante, se relajan cuando se trata de donaciones a través de las fundaciones de los partidos, instituciones nacidas bajo la sombra de las siglas políticas a las que cualquier empresa, trabaje o no con la administración, puede hacer donaciones sin límite (sin superan los 120.000 euros basta con formalizarlo en un documento público). Además, la ley en vigor permite que los bancos condonen créditos a los partidos, pueden perdonarles hasta 100.000 euros anuales.

Otro de los grandes problemas es la falta de control en las cuentas y sobre todo el retraso con el que tanto el Tribunal de Cuentas, en el ámbito nacional, como la Cámara de Cuentas, en el caso de Andalucía, auditan la financiación de las formaciones políticas. El último informe del órgano auditor nacional se remonta a 2007. En el caso andaluz, los auditores públicos han analizado ya gastos de las últimas elecciones autonómicas del 25 de marzo, fiscalizando los gastos justificados por los partidos antes de proponer una subvención de casi 8 millones de euros para cubrir la campaña.

Dentro de un mes, los partidos se han comprometido a desvelar y hacer públicas sus propuestas para terminar con la opacidad en sus cuentas. La comisión parlamentaria que ayer se reactivó se constituyó por primera vez en 1993 y ya entonces los grupos políticos la bautizaron como la comisión "del ventilador", porque era usada para tratar de dañar al adversario político.

  • 1