sábado, 20 abril 2019
02:26
, última actualización
Local

Los pata negra audiovisuales

Hasta que la secta lo utilizó para estigmatizar a unos empresarios andaluces del sector audiovisual, ser un "pata negra" era algo positivo. Yo, aunque soy de recebo, sé, modestia aparte, mucho de esto. He dedicado más de veinte años a aprender por donde va...

el 15 sep 2009 / 22:32 h.

Hasta que la secta lo utilizó para estigmatizar a unos empresarios andaluces del sector audiovisual, ser un "pata negra" era algo positivo. Yo, aunque soy de recebo, sé, modestia aparte, mucho de esto. He dedicado más de veinte años a aprender por donde va el audiovisual o por donde debería ir.

A medida que se complica el panorama con más y más cadenas digitales, televisiones por Internet etc. me reafirmo más en que la TV es un servicio público necesario pero dudo de que sea un negocio rentable para los operadores privados. No tengo, pues, prejuicios sobre la preeminencia de lo público sobre lo privado.

Concretemos. Canal Sur como el resto de las televisiones de aquí y allá practica el outsourcing. Todos saben que no se puede hacer televisión competitiva con plantilla fija de ocho a tres. Puede ser lamentable. Pero es así.

Esta política ha tenido un efecto positivo. Hoy disponemos de una industria audiovisual autóctona viable que emplea a más del trescientos por cien de la plantilla fija de la TV pública. Tienen menos estabilidad laboral pero es que eso va a desaparecer como una característica del empleo. Nadie se atreve a decirlo pero Canal Sur debe analizar si su plantilla es en cantidad y calidad la adecuada.

El talento hay que buscarlo donde esté que no suele ser el mismo sitio siempre. Es verdad que hay algunas productoras que ni merecen ser pata negra ni sobrevivirían en un mercado abierto.

Hasta donde yo sé, Canal Sur trata de librarse de los que pretenden subirse a su chepa a base de insistir. Otros intentan vender la teoría del reparto entre unos pocos privilegiados y se atrincheran en el mercado cautivo. Esto es para nosotros, dicen. Pero ese nosotros es más amplio de lo que algunos pretenden. Y Canal Sur busca precio adecuado, calidad, innovación y competitividad.

Pero sin los empresarios no hay economía que resista. Sin creadores independientes solo hay desierto cultural. Y hacer un programa no está al alcance de cualquiera. Alguien examinará si se ha colado entre los pata negra material averiado. Pero el audiovisual andaluz no se merece campañas de descalificación a la gruesa.

Abogado

crosadoc@gmail.com

  • 1