Los peligros de Europa

El PP se vuelca en Andalucía y la número tres, Teresa Jiménez Becerril, llama a votar para frenar a euroescépticos y nacionalistas.

el 15 may 2014 / 09:12 h.

PP-andaluz El Partido Popular intensificó ayer su campaña en Andalucía en una jornada en la que el candidato Miguel Arias Cañete se dedicó a pedir el voto de agricultores y ganadores, el presidente de Baleares, José Ramón Bauzá, advirtió de que el 25 de mayo se elige entre el partido de «los problemas o el de las soluciones» y la número tres en la lista de las europeas, la eurodiputada sevillana Teresa Jiménez Becerril, lanzó un contundente alegato frente a los peligros de que la Eurocámara se llene de nuevos partidos euroescépticos y nacionalistas capaces de «destruir» desde dentro Europa. El presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, que está protagonizando la campaña en primera persona, repitió una apretada agenda en la que volvió a virar el debate hacia los temas andaluces, apelando de nuevo a un careo con la presidenta de la Junta, Susana Díaz, o pidiendo la dimisión de la vicepresidenta del BEI, la exconsejera de Economía, Magdalena Álvarez, imputada en el caso de los ERE. La jornada arrancó temprano en un desayuno organizado por el Fórum Europa y liderado por la eurodiputada Teresa Jimenéz Becerril, que vuelve a ser número tres en la lista de los populares y que estuvo arropada por casi toda la cúpula del PP andaluz. De su presentación se ocupó Moreno Bonilla, que destacó sobre ella que es «una sevillana con vocación europea», que «conoce los entresijos de esa casa» y «se mueve en Europa como pez en el agua». Aprovechó su intervención para volver a reclamar un debate en Canal Sur con la socialista Susana Díaz, «también con IU» pero se lamentó de no haber obtenido ninguna respuesta, «como ya es costumbre». «Si no está preparada que lo diga, pero sin insultar», señaló en referencia a la negativa de los socialistas a un debate autonómico en la campaña de las europeas. Jiménez Becerril defendió que «una de las razones fundamentales para ir a votar es frenar a los partidos que no creen en Europa». Confesó su temor a que nuevos partidos euroescépticos y nacionalistas de cuelen en la Eurocámara para «destruirla desde dentro» y se dediquen a bloquear los acuerdos que permanentemente hay que buscar en el Parlamento de Estrasburgo. «Tenemos mucha pedagogía que hacer, esta campaña tiene que ser para explicar Europa», aseguró para narrar algunas de sus iniciativas en este último lustro como eurodiputada. Rechazó que el PSOE pueda apropiarse para sus siglas la defensa de las políticas sociales o la igualdad. «Es mentira», aseguró tajante. También se lamentó de la actual situación de Andalucía.Después del dinero recibido por esta comunidad desde la Unión Europea se preguntó que «dónde está el desarrollo» y advirtió de que «el problema de los fondos lo van a pagar los contribuyentes». «Jamás voy a hablar mal de Andalucía, solo hablo mal del gobierno de PSOE e IU porque son malos gestores», añadió. Jiménez Becerril, periodista de profesión, relató que una de las razones por las que entró en política fue el asesinato de su hermano, Alberto, concejal del Ayuntamiento de Sevilla, y su mujer, Ascen, asesinados por la banda terrorista ETA hace 16 años. Entre sus inciativas europeas figura una orden de protección de víctimas, que permite que cualquier orden de alejamiento esté en vigor en cualquiera de los 28 países de la UE sin necesidad de tramitar ningún papel. Su trabajo también ha estado muy ligado a la inmigración y al drama que se vive en las fronteras de Ceuta y Melilla. «A nosotros nos llegan los ataudes, nosotros vivimos la tragedia», relata a sus colegas del Norte de Europa para reivindicar la importancia de más fondos. Para el número uno de su lista, el exministro Arias Cañete, solo tuvo halagos. «Es un pedazo de candidato», defendió. No le inquieta el debate de hoy entre Cañete y la candidata socialista, Elena Valenciano: «Le va a dar un baño», auguró. Negó que el PP se haya apuntando al triunfalismo y al discurso de la recuperación para la campaña electoral. «No es triunfalismo es realidad, decir que sí se puede, dar esperanza». Esta sevillana, «más sevillista que el escudo», ayer no pudo estar en Turín, la que ha sido su casa 18 años, pero allí tenía desplazado a muchos amigos y familiares. Jiménez Becerril no quiso decir cuánto gana pero advirtió que no hay que creer todo lo que se lee. «No estoy aquí por dinero porque es mucho el sacrificio, de familia y de todo».

  • 1