Local

Los periodistas consideran a Filipinas uno los países más peligrosos para ejercer su trabajo

27 reporteros fueron asesinados el pasado lunes en el contexto de la masacre en la provincia Maguindanao.

el 27 nov 2009 / 10:54 h.

TAGS:

Filipinas ya era uno de los países más peligrosos del mundo para la profesión periodística antes de 27 reporteros fuesen asesinados este pasado lunes en el contexto de la masacre en la provincia Maguindanao, relacionada con las disputas políticas y electorales entre dos clanes locales, según advirtieron los profesionales de los medios de comunicación de este país.

La Unión Nacional de Periodistas aseguró que 59 periodistas han sido asesinados en Filipinas desde 2001, sin contar las víctimas de esta semana. Los periodistas son amenazados de manera rutinaria, a algunos les disparan y otros son secuestrados.

Pero los asesinatos de esta semana han aumentado los datos de manera exponencial, como declararon hoy viernes periodistas y analistas de los medios de comunicación. El asesinato de tantos periodistas en un solo incidente es difícil imaginar incluso en Irak, Afganistán o Somalia, destacaron.

"Durante muchos años nos ocultamos en nuestras acreditaciones de prensa como una protección en la cobertura en las zonas de conflicto en el sur de Filipinas", declaró a Reuters el reportero televisivo, Ed Lingo. "Pero este incidente nos hace darnos cuenta que la acreditación de prensa no puede protegernos. Es una pedazo de papel que no puede parar una bala", añadió.

Los periodistas estában acompañando a la familia de un político para registrar su candidatura de las elecciones del próximo año. Fueron atacados por hombres armados sospechosos de ser partidiarios del clan rival. El candidato había decidido no presentar él mismo su candidatura preocupado por su seguridad y había mandado a su mujer, hijas y otras faniliares, creyendo que así estarían a salvo de los ataques, precisó el reportero.

Arlyn de la Cruz, un reportero de televisión que fue secuestrado por milicianos islámicos, dijo que los asesinatos podrían avisar del peligro. "Estos asesinatos nos muestran cuán vulnerables son los reporteros locales frente a los rebeldes, ejércitos privados y los señores de la guerra", dijo De la Cruz, añadiendo que la masacre podría tener un impacto mayor en los periodistas provinciales y 'freelance' que no están protegidos por grandes organizaciones.

Los filipinos tiene una prensa libre y normalmente los medios de comunicación son respetados. Incluso rebeldes comunistas y musulmanes radicales se mantienen en contacto con televisiones y periódicos y tratan de aportar su punto de vista.

Los periodistas han sido víctimas de enfurecidos responsables locales por descubrir historias de corrupción, y muchos han sido asesinados. Varios han sido secuestrados por musulmanes rebeldes en el sur de Filipinas, pero todos han sido liberados después de pagar el rescate.

Otro de los problemas es la corrupción en los medios donde periodistas mal pagados a veces aceptan sobornos para informar sobre determinadas historias. Pero estas amenazas se atenúan al lado de los escalofriantes acontecimientos del lunes.

"Nunca había visto nada tan espantoso", declaró a Reuters el analista de medios y columnista, Vergel Santos, añadiendo que la muerte de 27 periodistas en un día "irradiará frialdad" a la prensa filipina. "El periodismo debe ser definido por el ambiente donde se practica. La calidad de la libertad se determina por el riesgo que se tiene en el ejercicio de esa libertad. *Dónde está la libertad cuando más de 20 periodistas son asesinados en un día?"

  • 1