domingo, 09 diciembre 2018
23:59
, última actualización

Los planes de emergencia local cubren al 85% de los andaluces

Prácticamente la totalidad de los consistorios de más de 20.000 habitantes tienen hechos los deberes. 200 municipios están elaborando en estos momentos su hoja de ruta para actuar con mayor eficacia.

Un bombero trabaja en la extinción de un incendio. / Jorge Zapata (EFE) Un bombero trabaja en la extinción de un incendio. / Jorge Zapata (EFE) Sólo el 33,59 por ciento de los municipios andaluces cuentan con planes de emergencia. O lo que es lo mismo, en este momento hay 259 localidades que tienen estos documentos en vigor. Eso sí, cubren al 84,62 por ciento de la población de la comunidad. La explicación es muy sencilla, casi la totalidad de los ayuntamientos de más de 10.000 habitantes, el 94 por ciento de ellos tienen hechos sus deberes, lo que supone que prestan ayuda directa a 7.128.000 andaluces. Las provincias que están más adelantadas son Cádiz, Málaga y Sevilla. Son también las que tienen ayuntamientos de mayor tamaño, con la población más concentrada, y, por consiguiente, cuentan con más medios económicos y técnicos para poder elaborar esta hoja de ruta para actuar en casos de cualquier infortunio. Aunque el resto de la población andaluza no esté cubierta por los planes municipales sí se encuentran bajo el paraguas protector del Plan Territorial de Emergencias de la comunidad autónoma que abarca a todo el territorio. Lo que significa que en caso de una urgencia existen los mecanismos suficientes para actuar con celeridad y diligencia. Es más, en los últimos tres años se ha duplicado la elaboración y homologación de estos documentos. Un ejemplo de este interés de los consistorios por contar con su propio plan es que en estos momentos se están elaborando 200 nuevos documentos, «vamos a un ritmo muy bueno», asegura el subdirector de Emergencias de la Consejería de Justicia e Interior, Vicente Medrano, quien recalca que en caso de un siniestro todo está controlado al disponer la comunidad de un Plan territorial, que data de 1999 y que se actualizó en 2011. El objetivo de que todos y cada uno de los municipios andaluces cuenten con este instrumento es para poder actuar con mayor celeridad, puesto que los tiempos de respuesta son más rápidos si el Consistorio donde se ha producido un siniestro cuenta con este documento. No obstante, siempre que se da la voz de alerta al 112 se ponen en marcha todos los recursos existentes de forma inmediata, una vez haya sido identificado el problema. Y es que los planes de emergencia municipal son una herramienta de planificación y organización de las tareas que debe realizar cada organismo en una situación de alerta, en la que están bomberos, Policía Local, Guardia Civil, Policía Nacional y servicios forestales, entre otros. Para facilitar la redacción de estos documentos la Junta colabora con los ayuntamientos entregándoles el soporte necesario para elaborar los planes e implantarlos, ya que estos tienen que identificar y evaluar los riesgos; catalogar los recursos; planificar una estructura organizativa para la movilización, coordinación y dirección de los medios disponibles; determinar los sistemas de aviso e información a la población y contar con medidas de prevención, entre otras cuestiones, para ser homologados por la Comisión de Protección Civil de Andalucía. Además de contar con este soporte técnico que facilita el trabajo en una emergencia, desde la Junta de Andalucía se pone un énfasis especial en la prevención y en la simulación de emergencias, que resultan muy efectivas para saber cómo actuar en caso de siniestros. Asimismo, la Consejería de Justicia e Interior organiza jornadas de formación en las que se pretende ampliar y mejorar la cualificación del personal técnico de los ayuntamientos, para lograr una mayor eficacia en la activación y desarrollo de los planes de emergencia en caso de una eventualidad. Por otra parte, la Junta de Andalucía cuenta con planes especiales de emergencia. Estos son el de transporte de mercancías peligrosas, incendios forestales, inundaciones, contaminación del litoral, movimientos sísmicos e industrias del sector químico industrial, por ser a los que está más expuesto el territorio andaluz. Últimamente, los siniestros más graves que se han producido en Andalucía han sido los incendios forestales de nivel uno ocurridos en la provincia de Málaga y Almería y las inundaciones que han afectado a toda la cuenca del Guadalquivir, desde Jaén a Sevilla.

  • 1