miércoles, 20 febrero 2019
15:23
, última actualización
Local

Los policías denunciados por pegar a una pareja dicen que actuaron porque les vieron intercambiar "cosas"

el 06 jul 2010 / 15:29 h.

TAGS:

Patio del Convento de las Teresas.
Dos de los cuatro agentes del Cuerpo Nacional de Policía que  fueron denunciados por agredir "brutalmente" a una pareja en la  capital hispalense han señalado que observaron a esta pareja  intercambiando "cosas" con otras dos personas, lo que motivó que los  siguieran en un vehículo camuflado y procedieran a darles el alto, ya  que ese intercambio "podría ser, entre otras cosas, de  estupefacientes".  

El Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla ha acogido la  declaración de estos dos agentes, aunque en calidad de denunciantes,  ya que conviene recordar que los agentes que intervinieron en estos  hechos denunciaron a la pareja, identificada como O.R.N. y A.J.M.,  por unas presuntas lesiones. Por su parte, la pareja los denunció a  ellos por haberlos agredido "brutalmente" en plena calle "sin razón  alguna" y sin identificarse .

En su declaración, a la que ha tenido acceso Europa Press, uno de  los agentes relató que fue en el cruce de la calle Santa María de  Ordás con Carretera de Carmona cuando observó cierta actitud  "sospechosa" en el comportamiento de la pareja, que, según su  versión, se encontraba intercambiando "cosas" con otras dos personas,  tras lo cual esta pareja se subió a un vehículo.  

Tras ello, explicó que los siguieron vestidos de paisano y  montados en un coche camuflado "que no llevaba puestas ni las señales  acústicas ni luminosas", tras lo cual se acercaron al vehículo de la  pareja "y se identificaron como policías" mediante sus placas,  añadiendo que los denunciados "escucharon perfectamente la orden de  bajarse del vehículo", pero aún así "intentaron escapar, parándose a  unos 150 metros".  

El agente, que precisó que en esta persecución usaron las señales  acústicas y luminosas, indicó que el vehículo perseguido se paró en  un semáforo y, en ese momento, tuvieron que sacar "por la fuerza  imprescindible" a A.J.M. entre tres policías, pues este "no se bajó  voluntariamente" del coche.  

Por su parte, otro de los agentes que intervinieron en la  actuación coincidió con su compañero en señalar que observaron a  cuatro personas intercambiando "algo", tras lo cual la pareja entró  en un vehículo, arrancó y paró en un semáforo en rojo, lugar en el  que los agentes les dieron alcance, bajándose los tres agentes de su  vehículo y enseñando las placas y los carnés de policía.  

EL VEHICULO "SE DEJO EN PERFECTO ESTADO"

Según declaró, en el primer momento aún no habían activado los  sistemas acústicos ni lumínicos del vehículo camuflado, tras lo cual  los interceptaron más adelante, momento en el que él personalmente  detuvo a la mujer, que presentaba una herida en la cara, y le puso  las esposas a la espalda, agregando que las heridas que presentaba  esta última se las pudo producir golpeándose con el marco de la  puerta de su propio coche. Además, dejó claro que registraron el  coche de la pareja y "no encontraron ninguna mercancía sospechosa",  por lo que "no llegaron a saber lo que se intercambiaron".  

Estos dos agentes, junto a un tercero que a día de hoy no ha  prestado aún declaración, han denunciado por unas supuestas lesiones  a esta pareja -los partes médicos aportado al juez, sin embargo,  apuntan a que dos los agentes no presentaban lesión alguna-, que a  su vez interpuso una denuncia contra, en su caso, cuatro agentes por  agredirles "brutalmente", pues de hecho la mujer tuvo que ser  intervenida en un centro hospitalario de una herida en la zona del  ojo izquierdo que requirió de 40 puntos de sutura.  

Según relata la pareja en la denuncia, a la que ha tenido acceso  Europa Press, los hechos tuvieron lugar entre las 4,00 y las 4,15  horas del día 5 de junio, cuando la pareja salió de un bar y se  dirigió a su vehículo, aparcado en la calle Santa María de Ordás.  Tras introducirse en el coche y comenzar a circular, pararon en un  semáforo en rojo, momento en el cual "fueron asaltados por cuatro  individuos, que se colocaron a ambos lados del coche e  instantáneamente empezaron a golpear las puertas del vehículo".  

La denuncia indica que dos de los agentes "mostraron sendas placas  de Policía, al tiempo que gritaban que bajaran del coche", pero "dada  la extrema violencia con la que actuaron, apareciendo de la nada y  sin ningún tipo de distintivo policial, todos muy jóvenes y más bien  con aspecto y modo de actuación de asaltantes o atracadores", A.J.M.  -el conductor- les pidió que mostraran los carnés, pero los agentes  "hacían caso omiso e intensificaron la violencia, llegando a romper  el cristal delantero del copiloto".  

En este sentido, y tras ello, la pareja "creyó que iba a ser  objeto, como mínimo, de una agresión, por lo que, aterrada, decidió  poner en marcha el vehículo, siendo interceptada a unos 50 metros por  otros vehículos policiales en el cruce con Carretera de Carmona", de  manera que A.J.M. salió del coche "con las manos en alto", momento en  el cual las cuatro personas que "asaltaron" primeramente el coche "se  acercaron por la espalda y lo detuvieron, propinándole en ese momento  diversos golpes en costado y piernas".  

LESIONES EN EL ROSTRO

De este modo, O.R.N. también salió del vehículo pidiendo "socorro"  e intentando llamar por teléfono a su hermano, agente de la Policía  Local, momento en el que uno de los agentes "le arrebató el teléfono  de un manotazo y la agarró de los pelos por la nuca, arrastrándola  hacia sí y empujándola con extrema violencia contra el quicio de la  puerta del coche, causándole un profundo corte de varios centímetros  desde la parte izquierda de la nariz hasta la parte inferior del ojo,  atravesando el pómulo, así como un corte en la ceja".  

  • 1