martes, 11 diciembre 2018
13:43
, última actualización
Local

Los policías no podrán llevar coletas, patillas largas, piercing ni tatuajes

El Ayuntamiento envío ayer a los sindicatos su propuesta de Reglamento de Organización y Servicios del Cuerpo de la Policía Local para debatirlo y consensuarlo

el 17 jun 2014 / 09:00 h.

TAGS:

El Gobierno de Juan Ignacio Zoido (PP) ya tiene el borrador del Reglamento de Organización y Servicios de la Policía Local, un documento de 135 páginas en las que, entre otras muchas cosas, se regula por primera vez la imagen de estos funcionarios y su  comportamiento ante los ciudadanos. Esta propuesta, entregada ayer a los sindicatos, prohíbe desde el pelo largo, hasta piercings, tatuajes, patillas largas, tintes de pelo de colores chillones, maquillajes «estrambóticos», llevar gafas de sol exageradas o con cristales de espejos o simplemente adoptar posturas no erguidas «que denoten negligencia, indolencia o abandono». Incluso recoge un Código de Conducta. policiaEl objetivo del equipo de Zoido es mejorar la imagen de la Policía Local y regular por primera vez aspectos como la indumentaria y el comportamiento de los agentes, acabando así con actitudes chulescas o de poca educación. Este reglamento derogará otro de 1926, consta de 229 artículos dedicados a la organización y funciones del Cuerpo; el régimen estatutario de sus miembros; la uniformidad y distintivos; los medios técnicos policiales; las condecoraciones y el protocolo y ceremonial de la Policía. En su artículo 120, Uniformidad e imagen personal, se explica que los policías locales, por lo general, llevarán el pelo corto, «no permitiéndose coloraciones llamativas» ni «peinados, maquillajes, complementos o cualquier otro elemento que puedan ser considerados estrambóticos o extravagantes». El pelo de los funcionarios «no excederá en longitud el borde superior del cuello de la camisa o prenda exterior que corresponda, no permitiéndose llevar coleta o similar». «No deberá tapar las orejas», añade el texto. Las perillas o el bigote deberán ser «discretos» y las patillas  «habrán de llevarse poco pobladas, cortadas horizontalmente, sin que desciendan por debajo del pabellón de la oreja ni asciendan tanto que queden suprimidas». Para las mujeres, el pelo largo debe llevarse recogido «en coleta o trenza sin que el largo sobrepase los hombros», los pendientes no podrán sobrepasar el lóbulo de la oreja, mientras que los hombres «no podrán usar ningún tipo de pendiente». Tampoco se permite joyería o bisutería, ni piercings visibles. La ropa no dejará ver tatuajes y las gafas de sol «deberán ser discretas y sin cristales de espejo». Su uso se limita a las horas diurnas y en el exterior de edificios y no se podrán portar «sobrepuestas en la cabeza o colgadas al cuello». El artículo 74 regula los Deberes en las relaciones con los ciudadanos e indica que debe primar «un trato correcto y esmerado». «En todas sus intervenciones, actuarán con reflexión, diligencia y prudencia, sin aventurar juicios ni precipitar decisiones, no dejándose influir por impresiones momentáneas, animosidades o prejuicios», recomienda el reglamento que será debatido. De hecho, el presidente del Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (Sppme) en Sevilla, Manuel Bustelo, afirmó ayer a esta redacción que «hay cosas más importantes que regular las gafas de sol o las patillas para dar un mejor servicio» e incluso recordó que hay sentencias del Tribunal Constitucional en contra de regulaciones muy restrictivas en este ámbito. Además, criticó que en el reglamento se establezca que debe haber una plantilla con 1,5 policías por cada mil habitantes, «cuando la ratio ideal, fijada por la Cámara de Cuentas, es de dos policías por cada mil habitantes», apostilló Bustelo, quien no quiso hacer una valoración más profunda del reglamento hasta poder leerlo en su totalidad. En la actualidad, la plantilla tiene unos 1.100 policías, por lo que la ratio propuesta sí se cumple.

  • 1