Local

Los precios se ajustan el cinturón

La crisis obliga a mantener la bajada de los productos que hubo el año pasado.

el 20 abr 2010 / 19:59 h.

TAGS:

La Feria de 2009 vivió un desplome de los precios debido a la crisis económica, que entonces era casi una novedad. Ahora la crisis es un protagonista habitual en el día a día de los sevillanos y los precios no han podido dar la remontada así que todas las casetas se ajustan el cinturón y mantienen los precios del año pasado.

"Llevamos ya varios años sin subir los precios. El año pasado fue muy malo y esta va a seguir siéndolo", asegura Braulio, de la caseta La Carreta, en la calle Ignacio Sánchez Mejías. "De momento, la cosa no pinta bien: el fin de semana ha sido muy, muy flojito y del lunes del pescaíto la verdad es que todos esperábamos mucho más...", se lamenta.

Según los responsables de la barra de las casetas, los precios están ajustadísimos, de manera que todos se han supeditado al buen tiempo durante la Feria la posibilidad de hacer un buen balance de esta semana.Los precios apenas sufren oscilaciones notables entre unas casetas y otros y, en cualquier caso, se mantienen en las cotas en que quedaron marcados el año pasado: la ración de jamón sale a unos 13 euros; la de adobo, a siete euros; la de solomillo al whisky, a nueve euros; la ración de queso, también a nueve, y las gambas a la plancha, a diez euros.

El chocolate, a 2,50 el vaso, y los churros a tres euros la ración por persona.A las bebidas les ocurre tres cuartos de lo mismo, como se suele decir. La jarra de rebujito sale esta feria a 8,00; la botella de medio litro de manzanilla, cuesta cinco euros; la cerveza y los refrescos, 1,50 euros; y la bebida alcohólica más un refresco, entre cuatro y cinco euros, según el tipo de bebida que se reclame.

"Este año la cosa está muy floja. Esperemos que esta noche y mañana [por ayer por la noche y por hoy], con el día festivo, venga mucha más gente a la Feria y todo mejore", comenta Francisco Javier, de la caseta Amigos de la Caña, en Costillares."Los sevillanos hablan mucho y con mucha ese pero mucho me temo que este año la Feria si alguien la salva va a ser la gente que venga de Madrid, porque esos sí vienen aquí a gastar de verdad. Ésos son los que de verdad dejan dinero", asegura Francisco Javier, que este año ha mantenido también los precios del año pasado en la caseta.

La situación tampoco mejora mucho en la calle del Infierno, donde se aglomeran más de un centenar de atracciones. Durante la mañana de ayer la mayoría estaba cerrada o tenían muy pocos visitantes. También aquí los precios se han congelado.Un viaje en el clásico tiovivo de caballos cuesta tres euros (cuatro viajes, diez euros), el mismo precio que tiene una ficha para los coches de choque, para dar saltos en el Canguro, 3,50 el viaje, cuatro euros para la noria gigante y para la mansión del terror y tres euros para el ratón comilón...La variedad era mucha, eso sí, pero las plazas vacías y los cacharritos parados fueron la tónica predominante ayer.

Malos números de inicio. "La preferia ha sido mala porque el domingo llovió y nadie viene a los cacharritos", explica Fernando en la taquilla de una de las atracciones de los coches de choque.Fernando, sin embargo, no cree que el pasado fin de semana haya sido una excepción y augura una mala Feria: "Mañana [por hoy] es día festivo, pero está previsto que llueva y como sea así lo que podría ser un día bueno acabará en una mala jornada".Según Fernando, de todos modos, tampoco es que la Feria de Sevilla sea el negocio del año: "Es una Feria regular. Tiene sus años buenos, pero también sus bajones y los últimos son de bajón. No se hace mucho negocio y los precios siguen siendo los mismos año tras año. Eso no cambia".

Las cenas organizadas propias del lunes del pescaíto siguieron fielmente esta tendencia. Gabriel Galán asistió esa noche a una de ellas y pagó 25 euros. "Ése era el precio por persona, el mismo que el año pasado", asegura.El mantenimiento de los precios de un año a otro, sin embargo, no animó a mucho. Según apunta Galán, "la mayoría de la gente en cuanto acabó la cena se fue a casa, de modo que la caseta se quedó medio vacía. Eso no pasaba otros años en los que la gente se quedaba hasta más tarde y se consumía más". Esperemos que San Fernando ayude hoy la economía -ya que parece que el tiempo no va a acompañar mucho- con el día festivo.

  • 1