Economía

Los precios se desploman y arrojan una tasa negativa del 0,8% en mayo

Los precios mantienen la tendencia bajista de los últimos meses y ya han caído en un año el 0,8%. Aunque los analistas descartan que vaya a haber deflación (recesión más un periodo largo de inflación en negativo), advierten de que el abaratamiento de la cesta de la compra será de un punto o más en los meses de verano.

el 16 sep 2009 / 03:28 h.

Los precios mantienen la tendencia bajista de los últimos meses y ya han caído en un año el 0,8%. Aunque los analistas descartan que vaya a haber deflación (recesión más un periodo largo de inflación en negativo), advierten de que el abaratamiento de la cesta de la compra será de un punto o más en los meses de verano.

El Instituto Nacional de Estadística situó ayer en el -0,8% el Índice de Precios de Consumo Armonizado -medidos de la misma forma en todos los países de la Zona del Euro- en mayo, la tercera tasa interanual negativa, y consecutiva, de toda la historia de este indicador, que empezó a elaborarse en 1997.

El efecto base del petróleo -que doce meses atrás era mucho más caro- sigue siendo la causa principal de que la tasa de inflación se encuentre en registros negativos, y hará que la caída de los precios de consumo continúe hasta el verano. Y ello pese a que los carburantes se han revalorizado en las estaciones de servicio, de manera que el precio de la gasolina de 95 octanos, la más consumida en España, supera de nuevo el euro por litro.

Así, aunque la inflación creció una décima en este mes que acaba, los analistas consultados por Efe advierten de que el índice seguirá registrando retrocesos interanuales de hasta el 1,3% o un 1,5% entre julio y agosto.

Será ya en otoño, al finalizar el citado efecto arrastre de la energía, cuando la tasa de inflación retorne a registros positivos, es decir, a subidas interanuales de precios, según estos expertos, que por eso insisten en que no habrá un proceso deflacionario -de revés generalizado del coste de la vida- en la economía española.

En este sentido se pronunció la vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, al señalar que el descenso del índice contabilizado en mayo "no supone un peligro real de deflación" y aseguró que si se descuenta el impacto del crudo y de los alimentos frescos (o inflación subyacente), el porcentaje sería positivo.

Un análisis que dista mucho del que hace el portavoz de Economía del Partido Popular, Cristóbal Montoro, para quien España está ya sumida en una deflación muy peligrosa", y el Gobierno es "incapaz de reaccionar y de corregir la política económica que nos ha llevado a esta peligrosa situación".

Carlos Maravall, de Analistas Financieros Internacionales (AFI), sitúa en el entorno del 1% el alza general de los precios al cierre de este año, una cifra en la que coinciden Estefanía Ponte, de Fortis, y Gregorio Izquierdo, del Instituto de Estudios Económicos (IEE).

Ponte e Izquierdo subrayan, no obstante que, tras el petróleo, la evolución de la cesta de la compra estará marcada en los próximos meses por la atonía de la demanda interna y, en consecuencia, por el menor consumo.

Izquierdo alerta, en este sentido, sobre la "gravedad de la crisis y el desplome del consumo", que harán que el IPC acabe 2009 en registros "muy modestos", mientras que Estefanía Ponte recuerda que el recorte del gasto se nota ya en la inflación subyacente.

Según esta analista, la subyacente seguirá reduciéndose y al final del ejercicio en curso estará incluso por debajo del IPC general, como lo muestra la evolución que están teniendo los precios de algunos servicios o del textil y el calzado, que apenas remontan en este momento de crisis para tratar de frenar el menor gasto de las familias.

No obstante, Ponte cree que ya hay algunos productos y servicios, que se están "resistiendo" a la bajada y se estabilizarán o crecerán en los próximos meses.

El próximo 10 de junio se conocerán los datos detallados del Índice de Precios de Consumo y se sabrá cuáles son los productos que se abaratan en consonancia con la caída general de la economía española o que se mantienen y suben a pesar de ella.

  • 1