miércoles, 12 diciembre 2018
05:43
, última actualización
Cultura

«Los premios han sido la única alternativa a tener mis libros en un cajón»

Entrevista con el poeta Carlos Vaquerizo, que publica ahora 'Preludio de una mirada'.

el 17 nov 2014 / 16:30 h.

TAGS:

bin_33259153_con_16444979 Carlos Vaquerizo (Sevilla, 1978) cuenta sus libros por galardones. Se dio a conocer gracias al prestigioso premio Adonais con Venganza del tiempo, donde ya daba muestras de un talento muy precoz. A este libro le siguió Tributo de Caronte, que conquistó el premio Ciudad de Almuñécar. Por último, la octava edición del premio Ciudad de Pamplona recayó sobre Preludio de una mirada, su última entrega, que acaba de ver la luz en el sello editorial Celya, y que le confirma como uno de los nombres a tener en cuenta en el panorama de la joven poesía sevillana y andaluza. Mañana martes tendrá lugar su presentación en la Casa del Libro de la calle Velázquez, a partir de las 19.30 horas.

A la hora de evaluar su propia evolución, Vaquerizo opina que «quienes me hayan seguido desde el principio descubrirán que en este libro siguen apareciendo mis temas recurrentes, el paso del tiempo, la intertextualidad y la interculturalidad. Las referencias no solo librescas, sino también cinéfilas o pictóricas, son ya una constante en lo que escribo», comenta.

Pero también hay pasos adelante y ligeros cambios de registro que lo distancian del primer Vaquerizo de Venganza del tiempo. «Lo más novedoso quizá sea el tratamiento amoroso, que tiene un punto de vista más desengañado y doloroso, aunque haya también poemas con un enfoque más placentero», explica el autor. «No sé si antes era más idealista, o las experiencias de la vida te dan otra perspectiva... O quizá era algo que ya estaba antes ahí, pero aflora ahora, porque las musas te llevan a veces a terrenos insospechados», agrega.

Por otro lado, Preludio de una mirada revela también cierta ironía que era difícil de rastrear en los anteriores escritos del sevillano. «Es algo que nunca había hecho. En el primer poema, por ejemplo, que titulo Poemario en busca de editor expone, vengo a decir que todo es un juego, elijo un punto de vista más apegado a la tierra y acaso más frívolo, un poco a lo Baudelaire del Hipócrita lector...», dice.

En cuanto al título que reúne todos estos poemas, Vaquerizo asegura que alude a una consciencia por parte del poeta de que «su concepción del mundo se la debe a lo que ve, lo que oye, a su experiencia con los demás. todo lo que vives es un preludio de lo que vas a escribir, de ahí el título. Como poeta, eres una esponja que está preludiando el texto, te impregnas de todo lo que te rodea, lo agitas dentro de ti y el resultado es un cóctel que trata de ser lo más original posible», explica el sevillano. «En el último poema del libro también hablo de esa mirada, hablo de todo lo que me rodeo cada día, y de que todas esas cosas y personas son coautores de mi obra. Escribo gracias a lo que puedo aprender de los demás».

Por último, el poeta admite que los premios literarios «son una lotería a la que vale la pena jugar», y asevera que «cada cual tiene su propia idea de ellos, que respeto, pero yo tengo que agradecer mucho a los premios. Para mí, han sido la única manera de publicar, la única alternativa a tener mis libros en un cajón», dice. «Si vas a las editoriales siendo un don Nadie y no te hacen ni caso, y yo no puedo permitirme autoeditarme. Por otro lado, solo busco una salida a la luz para mis poemarios, no me mueve otra cosa. De hecho, mis dos primeros premios no tenían dotación económica, y la mayoría de los poetas saben que este oficio no está pensado para hacerse rico».

No obstante, los premios han permitido a Vaquerizo darse a conocer. Ya hay varias editoriales interesadas en sacar su próximo libro.

  • 1