Local

Los primeros pasos para hacer de Cartuja un distrito

La Isla de la Cartuja ha buscado en los últimos años convertirse en un distrito más de la ciudad que facilitara a la población las mismas oportunidades que al resto. La dotación de una serie de servicios públicos unida a un plan de movilidad han contribuido a ello

el 24 mar 2011 / 19:37 h.

TAGS:

El centro de convenciones ‘Gran Sevilla’, ubicado en las instalaciones del Barceló Renacimiento, cuenta con una superficie de 1.000 metros cuadrados y una capacidad para 1.800 personas

Uno de los mayores retos a los que se ha visto obligada a hacer frente la Isla de la Cartuja en la última década ha sido el de su constitución como un distrito más de la ciudad. Esta transformación, aún en fase de consecución, conlleva la puesta en marcha de una serie de mecanismos que garanticen la movilidad, la satisfacción de los servicios más básicos y la dotación de las infraestructuras necesarias para hacer que la vida en sus calles sea lo más cómoda posible para los ciudadanos.

El principal problema de estos últimos años en la Cartuja ha venido de la mano de la concentración de empresas y centros de investigación en sus edificios. Un hecho que además de reportar grandes beneficios económicos ha generado una saturación en el tráfico que sus responsables se afanan en solucionar. Los datos no ofrecen dudas. Por su interior circulan a diario más de 15.000 vehículos, una cifra que llega hasta los 48.000 si se trata de la Avenida Carlos III, que conecta la SE-30 con el Puente del Alamillo.

Ante esta problemática, motivada por las más de 25.000 estudiantes, trabajadores y visitantes que acuden a Cartuja -casi todos con el mismo horario-, los responsables del parque se han visto obligados a anticipar algunas medidas a lo largo de la última década. Así, se han construido aparcamientos subterráneos en cada nuevo edificio habilitado y se ha dotado a la zona de un parking subterráneo cuya primera hora es gratuita. En 2009, la Delegación de Medio Ambiente puso en marcha una campaña para potenciar el uso compartido de los vehículos entre los trabajadores del parque así como el uso del transporte público y de la bicicleta para acceder a la Cartuja.

MÁS DOTACIONES. La adecuación de servicios para el ciudadano en el Distrito Cartuja no sólo se ha centrado en estos años en la confección de un plan de movilidad acorde con sus necesidades. En la zona se ha ido configurando un mapa de nuevos establecimientos del sector terciario que han dotado de nuevas perspectivas al sector empresarial ubicado en el parque, ya que a través de la prestación de estos servicios se ha facilitado el quehacer diario entre sus calles. De este modo, la Cartuja cuenta, como cualquier otro barrio, con dos guarderías para que los trabajadores puedan dejar allí a sus hijos. Se trata del Centro de Educación Preescolar Quinta Avenida, en la calle Charles Darwin, y la Guardería La Cartuja, ubicada en Juan Bautista Muñoz.

En la presencia del sector servicios en el distrito ocupan un papel muy destacado las plazas hoteleras puestas a disposición de los ciudadanos. En su interior se ubican dos grandes hoteles: el Isla de la Cartuja, de cuatro estrellas, y el Barceló Renacimiento, de cinco. Este último cuenta con un gran centro de convenciones que se inauguró en el mes de junio del año 2002. Con más de 1.000 metros cuadrados y una capacidad para 1.800 personas, se ha convertido en un referente para las empresas instaladas en el Parque Científico y Tecnológico Cartuja 93 que alojan en él a sus visitas. Las prestaciones del distrito se completan con oficinas bancarias, un amplio gimnasio, numerosas cafeterías y varios restaurantes con una carta basada en la nueva cocina.

  • 1