Local

Los primeros sondeos en Israel dan una ligera ventaja a la centrista Tzipi Livni

El gubernamental partido centrista Kadima de Tzipi Livni ganó los comicios generales celebrados ayer en Israel, según dos sondeos divulgados por televisiones locales al cierre de los colegios. De acuerdo con las encuestas, el Kadima consiguió 30 diputados frente a 28 de su principal rival, el conservador Likud de Benjamin Netanyahu.

el 15 sep 2009 / 22:28 h.

TAGS:

El gubernamental partido centrista Kadima de Tzipi Livni ganó los comicios generales celebrados ayer en Israel, según dos sondeos divulgados por televisiones locales al cierre de los colegios. De acuerdo con las encuestas, el Kadima consiguió 30 diputados frente a 28 de su principal rival, el conservador Likud de Benjamin Netanyahu.

La incertidumbre provocó ayer que la participación en los comicios israelíes subiese casi tres puntos con respecto a las elecciones de 2006. A dos horas del cierre de las urnas ya había ejercido su derecho al voto el 59,7% de la población, frente al 57,1% de los anteriores comicios, en 2006. A pesar de que el día estuvo marcado por la lluvia y el frío, los israelíes acudieron a votar más que en otras ocasiones. La jornada transcurrió con total normalidad.

De acuerdo con los sondeos de las cadenas de televisión Canal 1 y Canal 10, el Kadima consiguió 30 diputados frente a 28 de su principal rival, el conservador Likud de Benjamin Netanyahu. Según el sondeo de otra cadena televisiva, Canal 2, Kadima logró 29 diputados por 27 del Likud, mientras que el sondeo divulgado por el periódico Yediot Aharonot, el más popular del país, otorga 28 escaños al partido de Livni y 26 al de Netanyahu. Ninguno de estos sondeos tiene carácter oficial. De confirmarse los sondeos, la alta participación, mayor de lo previsto pese a lo inclemente de las condiciones meteorológicas a lo largo de la jornada, benefició a Kadima. El Likud aventajaba por un corto margen a Kadima en las encuestas previas.

La victoria daría a la líder de Kadima la oportunidad de intentar la formación de una nueva mayoría entre los 120 escaños del Parlamento. Y en ese intento se perfilan decisivos la formación ultraderechista Israel Beitenu de Avigdor Leiberman, y el izquierdista Partido Laborista de Ehud Barak, que los sondeos a pie de urna otorgan 15 diputados y 14 diputados, respectivamente.

El apoyo de los laboristas no sería suficiente a Livni para formar el nuevo ejecutivo ante la mayoría de formaciones conservadoras en el arco parlamentario, en el que la líder de Kadima tendría que contar con partidos de carácter ultra ortodoxo. En caso de que no fructificaran sus gestiones, Livni se vería entonces obligada a recurrir a Israel Beitenu, un partido de tintes xenófobos que tendría aún peor encaje que los ultra ortodoxos en una eventual mayoría parlamentaria de centro izquierda.

Las distintas posibilidades centrarán los esfuerzos de Livni en las tres semanas que tiene para intentar integrar un gabinete, sin que pueda descartarse una coalición entre Kadima y Likud.

A pesar de las encuestas a pie de urna, Netanyahu aseguró que será el próximo primer ministro israelí. "Yo seré el gobierno de Israel. Pido a todas las fuerzas nacionales que se alineen detrás de mi para cambiar el gobierno", dijo al Canal 2.

Mientras que la presidenta del Parlamento y dirigente de Kadima, Dalia Itzik, le replicó que será Livni la que forme gobierno.

Sin incidentes. La jornada electoral transcurrió sin incidentes destacables, a excepción del registrado en la localidad árabe israelí de Um el-Fahem, donde el candidato de ultraderecha Baruj Marzel trató de acudir como apoderado de su partido para formar parte del comité de supervisión electoral. La Policía no le permitió la entrada a la localidad después de que docenas de manifestantes bloquearan los accesos para impedir a quien consideran un "racista y fascista" estuviera presente en los colegios electorales de la localidad. En su lugar acudió el diputado ultraderechista Arye Eldad, de la misma formación, lo que provocó disturbios en los que cinco personas fueron arrestadas tras lanzar piedras contra su coche.

La formación pacifista Meretz se quejó de que alguien había escrito en sus papeletas de un colegio en Jerusalén el nombre de Avigdor Lieberman, candidato por el ultraderechista Israel Beitenu, lo que invalidará tales votos en el recuento. A estos incidentes se sumaron otros de pequeña importancia, que no empañaron la jornada electoral.

Además, para garantizar que todo ocurriese sin incidentes, las fuerzas de seguridad israelíes estuvieron ayer en alerta y extremaron las precauciones en las localidades fronterizas del norte del país y con la franja de Gaza.

  • 1