Local

Los pueblos compartirán los datos de los delitos para hacerles frente común

Después de mejorar la coordinación de las distintas policías dentro de los pueblos de Sevilla, la Subdelegación del Gobierno ha decidido afrontar que los delincuentes saltan de un municipio a otro para evitar ser apresados. Siete consejos comarcales de seguridad les harán frente común.

el 14 sep 2009 / 20:16 h.

TAGS:

Después de mejorar la coordinación de las distintas policías dentro de los pueblos de Sevilla, la Subdelegación del Gobierno ha decidido afrontar que delincuentes como los ladrones de casas o los traficantes de drogas saltan de un municipio a otro para evitar ser apresados. Siete consejos comarcales de seguridad les harán frente común.

El Gobierno quiere crear en dos meses estos siete órganos de coordinación, que analizarán cómo es la delincuencia en cada zona y diseñarán actuaciones conjuntas para que todas las fuerzas policiales ataquen esos males con la misma estrategia, cada una según sus competencias. Además, podrán afrontar problemas puntuales como las bandas que hoy asaltan viviendas en Castilleja y mañana en Gelves, sabedoras de que a veces, al cambiar de pueblo, la investigación se estanca y comienza de cero en el municipio de al lado. O el caso de los chabolistas cuyos asentamientos se levantaron este verano en Sevilla y han ido recalando en el Aljarafe.

Para ello será esencial compartir sus bases de datos, algo que redundará en la labor de las policías locales, ya que el Cuerpo Nacional y la Guardia Civil sí tienen, cada uno, ficheros unificados.

Pero la idea del subdelegado, Faustino Valdés, va más allá: estos consejos analizarán, por ejemplo, las ordenanzas municipales con las que cada pueblo combate sus problemas, para aprender unos de otros. "Sevilla tiene una ordenanza antivandálica pionera, de la que podrán aprender otros municipios al compartir la información en el consejo", explica.

Y más: las mesas servirán para espolear la atención a colectivos sociales vulnerables para los que el Gobierno ha diseñado planes especiales porque los considera prioritarios: las mujeres víctimas de maltrato, la vigilancia de los entornos escolares para evitar el tráfico de drogas, la seguridad vial...

En estas mesas se sentarán los alcaldes y el subdelegado del Gobierno, y están abiertas a que más adelante puedan sumarse la judicatura o asociaciones de vecinos, "si es conveniente", dice Valdés.

Su análisis se trasladará a mesas técnicas, integradas por mandos policiales, que propondrán actuaciones que luego cada pueblo deberá llevar a la práctica. Aunque se potenciarán sobre todo las actuaciones conjuntas, para problemas puntuales podría haber juntas técnicas específicas, como de vigilancia del entorno escolar, que convivirían con las anteriores y formarían a especialistas en esos temas.

La idea del subdelegado es que la mesa política se reúna al menos una vez al año, aunque lo aconsejable sería no bajar de un encuentro semestral. Los responsables de los cuerpos de seguridad tendrían un contacto continuo, y se verían por lo menos una vez al mes.

El plan, muy estudiado en lo técnico, se someterá ahora al consenso de todos los alcaldes para aplicarlo "con quienes quieran integrarse, que esperemos que sean todos". Los municipios podrían incluso salirse de las siete comarcas ya dibujadas si creen que encajan mejor en otras.

El primer paso dado por Valdés ha sido enviar una comunicación escrita a todos los regidores en la que les expone su iniciativa, que desarrolla una instrucción (7/2006 de la Secretaría de Estado de Seguridad) que insta a crear órganos de coordinación supramunicipales. Ahí están las claves jurídicas, como que cada Policía Local debe seguir actuando en su territorio, porque no tiene competencias para hacerlo fuera; pero sí podrán actuar a la vez, por ejemplo con operaciones antidroga simultáneas, respaldadas por los cuerpos estatales.

La mesa de la Sierra Norte será la primera en convocarse, la semana que viene. Valdés quiere formar cinco consejos antes de final de año y los otros dos en enero. Como ya se ha hecho una evaluación de la situación de la criminalidad en cada comarca, los análisis técnicos comenzarán de inmediato. "Los alcaldes con los que nos hemos puesto en contacto se han mostrado muy favorables, y espero que sea así en todos los casos, porque esto no es una herramienta política: es un instrumento de seguridad", dice Valdés.

  • 1