Los pueblos de la zona de la base de Morón piden al Gobierno que pare el ERE

Los siete municipio aprobarán mociones de apoyo a los trabajadores españoles.

el 04 sep 2013 / 20:05 h.

El expediente de regulación de empleo (ERE) que ha presentado Vinnell-Brown & Root Spain (VBR), la empresa de los servicios de mantenimiento de la base aérea de Morón, para despedir a 70 empleados españoles –en 2010 ya echó a 117– ha logrado que los siete alcaldes de los municipios del entorno de la instalación militar se hayan unido para hacer un frente común y movilizarse contra la ejecución de este nuevo ERE. Los regidores de Morón de la Fmoronrontera, Juan Manuel Rodríguez (PSOE); Utrera, Francisco Jiménez (PA); Arahal, Miguel Ángel Márquez (IU); Los Molares, Rosalía Moreno (PSOE); El Viso del Alcor, Manuel García (IU); Alcalá de Guadaíra, Antonio Gutiérrez Limones (PSOE); y El Coronil, Jerónimo Gerrero (PSOE) cuyos municipios pertenecientes al área de influencia de la base aérea de Morón, compartida por Estados Unidos y España, acordaron ayer en una reunión celebrada en el Ayuntamiento de Morón de la Frontera reclamar al Gobierno que “medie” en el conflicto para frenar los despidos. Para ello, pedirán al Ministerio de Defensa, el Congreso de los Diputados, la Junta de Andalucía y el Parlamento andaluz que velen por el mantenimiento del empleo. Según explicó el regidor de Arahal, término municipal en el que se encuentra la base militar, también se solicitará un encuentro con los ministerios de Asuntos Exteriores y de Defensa para trasmitirles su preocupación por el ERE, “que puede ser sólo el principio, ya que se rumorea que puede haber otro expediente que afecte a otro centenar de trabajadores”. Además de tocar las puertas de todas las administraciones, los alcaldes también decidieron llevar a sus respectivos plenos una moción conjunta en defensa de la plantilla española de la base. Márquez remarcó que por lo único que los municipios de la zona no se oponen a la instalación militar es por los puestos de trabajo que genera en la comarca, “pero si van a despedir a la plantilla española ya no nos interesa”. Este regidor remarcó que la base sólo genera molestias por el tráfico aéreo, “y hasta es un peligro, porque tememos que se esté almacenando armamento”. Asimismo, recordó que su Ayuntamiento no recibe ni un sólo euro del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) rústico o urbano de la instalación militar, “sólo hemos conseguido que los vehículos de la base nos paguen el impuesto de circulación”, manifestó el regidor de Arahal, quien insistió que esta instalación ocupa el 10% del termino municipal de su localidad, “uno de los mejores terrenos para la agricultura y que por la base están improductivos”, se quejó. De forma similar se pronunció el alcalde de Morón, quien señaló que “si sólo recibimos perjuicios, habrá que replantearse la necesidad o no de mantener esta instalación militar. Las bases, sin ningún beneficio para el territorio, son sólo plataformas de apoyo a un Gobierno de Estados Unidos que ha decidido no contar con los trabajadores españoles”, dijo. Por su parte, el comité de empresa, que estuvo en la reunión, anunció una huelga del 10 al 13 de septiembre, cuando acabará el periodo de negociación con la empresa. La plantilla espera que en los días que quedan de negociación se pueda llegar a avances, pero fuentes del comité, censuraron que VBR ha presentado la mínima información marcada por la ley en la que no se explican los motivos para el ERE.

  • 1