Deportes

Los puntos negros de la operación salida sevillista

Chevantón, Koné y Romaric, las negociaciones más complicadas.

el 24 jun 2010 / 20:19 h.

Monchi, subdirector general deportivo del Sevilla, volvió a insistir el miércoles en las dificultades que está encontrando el club hasta el momento para dar salida a los jugadores con los que no cuenta. De momento, no ha habido salidas, sólo dos fichajes, Dabo y Guarente, y varias incorporaciones de cedidos a la nómina de la plantilla. Tanto es así que entre futbolistas del primer plantel, incorporaciones, cedidos y canteranos que harán la pretemporada el Sevilla puede plantarse el 8 de julio con 36 jugadores, una auténtica barbaridad.

De ahí que la dirección deportiva centre sus esfuerzos actualmente en las salidas. En realidad, más que cuantitativamente, que también, la prioridad es cualitativa, es decir, buscar un final airoso a la relación entre el club y algunos jugadores con fichas altas. Es el caso de Ernesto Javier Chevantón. El uruguayo no cuenta para la próxima temporada y entra en su último año de contrato, por lo que la intención del Sevilla es ahorrarse su elevada ficha y, si es posible, sacar algo de dinero por su marcha. 

Su periplo en el Atalanta –12 partidos, dos goles– no evitó el descenso del equipo a la Serie B y actualmente su destino no está nada claro. Será uno de los grandes escollos que tendrá que sortear Monchi para aligerar la plantilla.

Más complicado aún, por sus circunstancias personales, es el caso de Arouna Koné. Su contrato expira en 2012 y ahora mismo su cartel es absolutamente nulo, sobre todo porque está lesionado y así seguirá los próximos meses. El Hannover alemán ha descartado hacerse cargo de él tras su lesión y el marfileño parece destinado a continuar en Nervión un año más.

El caso de su compatriota Romaric es diferente. Su participación en el Mundial no ha elevado ni mucho menos su caché, pero sí que mantiene cierto cartel en Francia. Claro que será difícil que el Sevilla recupere la multimillonaria inversión realizada hace dos veranos por él, de más de ocho millones de euros.

CANTERANOS. Menos problemas plantean otros jugadores cedidos que además se formaron en la cantera sevillista. Con David Prieto, Casado y Crespo no cuenta el Sevilla, pero sus fichas no se asemejan ni por asomo a las anteriormente mencionadas. Además, su edad les permite encontrar acomodo más fácilmente en otros equipos, ya sea en Primera o en Segunda.

También busca el club destino para jugadores como Duscher o Lolo, que podrían entrar en alguna operación o incluso irse con la carta de libertad, y para José Carlos, en este caso como cedido, ya que en la entidad confían en que el onubense explote su calidad con más continuidad en un equipo de menor nivel.

  • 1