Los ratones toman las aulas en Burguillos

La plataforma por la educación pública del municipio denuncia una plaga de roedores e interpondrá hoy una demanda ante Educación.

Uno de los roedores hallados en el centro escolar. / El Correo Uno de los roedores hallados en el centro escolar. / El Correo El centro de Infantil y Primaria Manuel Medina de Burguillos se está viendo afectado por una invasión de ratones. La Plataforma por la educación pública de Burguillos presentará una denuncia ante la Delegación Provincial de Educación, en la que se señala al Ayuntamiento como responsable de la invasión de roedores por la «inadecuada» limpieza de los centros educativos, «especialmente en las instalaciones situadas en la calle Romero». Padres y profesores detectaron el problema a principios de mes, y lejos de ser un hecho aislado han visto como se ha agravado. La presencia de animales alertó a los padres, que pusieron los hechos en conocimiento del Ayuntamiento. Un grupo de ellos comenzó a recoger firmas para solicitar más limpieza y control. Algunos decidieron no llevar a los pequeños hasta que haya solución y otros optaron por denunciar personalmente los hechos al Ayuntamiento frente lo que entienden como «inacción» del AMPA que, según miembros de la plataforma, «pese a haberles invitado no apoyan nuestras peticiones». A eso se suma la aparición de heces en las aulas y otros puntos del edificio, donde hay posibilidad de contacto directo de los escolares. Advierten del peligro para la salud derivado de ese hipotético contacto, que «puede provocar enfermedades como hantavirus, leptospirosis, teníais, triquinosis o toxoplasmosis», según denuncian Desde la plataforma, integrada por PSOE e IU, la asociación vecinal Nuevo Burguillos y personas no adscritas a ninguna organización, señalan que el Ayuntamiento ha podido incurrir «en dejadez en sus funciones», hecho entendido como «constitutivo de sanción». Solicitan la intervención «urgente» de Educación y «las medidas para preservar la salud de los alumnos» ante la que valoran como «inadecuada limpieza y falta de vigilancia» del Consistorio. El escrito pedirá la incoación de un «procedimiento sancionador contra los responsables». El colegio se ubica junto a un descampado y un hotel abandonado a medio construir, situación que entienden como causante de los hechos desde el Consistorio. El alcalde, Domingo Delgado, aclaró que el edificio y las caracolas anexas –donde aparecieron animales– fueron tratados y desinfectados al inicio del curso por una empresa. El tratamiento, que fue «bastante fuerte» se hizo considerando el entorno en el que se encuentra el colegio. Ante las demandas de los padres al aparecer esta nueva invasión de roedores «que no es una plaga, han sido varios casos puntuales», Delgado aseguró que «se ha hecho un nuevo tratamiento, teniendo en cuenta que se está en periodo escolar». Además, ha requerido al banco propietario del hotel y el descampado a que realice «acciones de limpieza y desratización».

  • 1