domingo, 17 febrero 2019
23:03
, última actualización
Local

«Los realojados del Vacie no quieren ver más una chabola»

Elnrique Lobato prometió su cargo de concejal de Bienestar Social y del Distrito Macarena el pasado 26 de abril. Para el año que queda de mandato tiene muy claras sus prioridades: el Vacie, el Polígono Sur y el hogar Virgen de los Reyes.

el 30 may 2010 / 19:34 h.

Enrique Lobato, en la sede de la Delegación de Bienestar Social.
–Asume el cargo de concejal a un año de culminar la legislatura y en plena crisis, en la que el Gobierno central va a recortar los fondos públicos.
–Tenemos claro que la crisis está afectando a todo el mundo, pero los más vulnerables siguen siendo los más necesitados: mayores, inmigrantes, desempleados de larga duración… De hecho, ya estamos viendo cómo cambia el perfil de los usuarios de los albergues y las UTS [Unidades de Trabajo Social], donde la gente cada vez es más joven, por lo tanto nuestros esfuerzos tienen que redoblarse.

–¿Es posible eso?
–La delegación de Bienestar Social es la única del Ayuntamiento a la que no sólo no se le ha bajado el presupuesto sino que nos lo han aumentado, un 1% respecto a una bajada media del 15%. Y es por eso, porque las necesidades se multiplican. La demanda de políticas sociales aumenta y quien antes necesitaba algo ahora lo necesita mucho más, hasta el punto de que cada vez más hay situaciones que tenemos que resolverlas de un día para otro y no podemos ponernos a hacer papeleo.

–¿Cuáles van a ser las líneas maestras de su mandato?
–Me ha tocado el año preelectoral, por lo tanto es el año en el que hay que culminar los proyectos que están en marcha. Son, sobre todo, el hogar Virgen de los Reyes, el Vacie y el Polígono Sur.

–Comencemos por el primero. Su conclusión se esperaba para finales del año pasado. ¿Cómo van las cosas?
–Podremos comenzar a disfrutarlo este verano. La obra más importante ha finalizado y sólo queda darle contenido material y social. El edificio va a ser punta de lanza en España, no va a haber ningún otro en el país que tenga tantos metros cuadrados dedicados exclusivamente a la atención directa a los más necesitados. Habrá servicios específicos, desde la atención a la discapacidad, con un centro de atención temprana, hasta otro para los sin techo, dependientes, enfermos de Parkinson, de Alzheimer, dos UTS, servicio de dentista para mendigos... Va a ser la auténtica delegación de Bienestar Social, porque esto [la sede de la concejalía, tras el mercado de la calle Feria] sería una unidad administrativa pero nuestro corazón estará en Virgen de los Reyes: vamos a atender a más de 2.000 ciudadanos diariamente y habrá 300 personas trabajando allí.

–El Vacie fue otra de las prioridades que mencionó usted el día que tomó posesión.
–Ya no es lo mismo que hace tres años, ni vive tanta gente ni se vive en las condiciones de entonces. Los programas que allí funcionan son programas que son respetados por la gran parte de la población del Vacie. El gran problema que teníamos es que no éramos capaces de controlar el número de personas que había. Pero impusimos la política de tolerancia cero: persona que sale del Vacie, persona que no entra más; si se deja una chabola ya no vuelve a haber otra en su lugar. Cuando acabe el mandato la población del Vacie la podemos dejar en la mitad de lo que era a principios de la legislatura.

–¿Qué ocurre con las familias que se están realojando?
–Se les hace un seguimiento de dos años. Ya hay personas que han salido del Vacie este mandato. No han producido ninguna alarma social y viven en condiciones perfectas. Ni ellos ni sus niños quieren ver una chabola ni en pintura.

–¿Se están produciendo los mismos avances en el Polígono Sur?
–Si no se oye hablar es porque estamos trabajando. Lo que se está haciendo en el Polígono Sur es un milagro: todo se ha alineado para que funcione el plan integral porque era una cosa que sólo se la creía Jesús Maeztu [comisionado del Polígono Sur] y la gente del barrio. Ha sido él quien nos ha convencido a los políticos de que era posible. El Polígono Sur va a vivir grandes transformaciones antes de 2012, va a ser un barrio más.

–Usted también es edil de Macarena. ¿Qué planes tiene?
–Quiero que el barrio conozca su río, el Guadalquivir. Este barrio es el único de Sevilla que disfruta del río de verdad. Y quiero hacer del río un foco cultural y de ocio, con música, arte y actividades deportivas.

  • 1