Local

Los recibos del IBI no subirán por primera vez en 10 años

La revisión catastral que ha duplicado las facturas en esta década finaliza y no se compensará la caída

el 06 oct 2010 / 19:18 h.

TAGS:

Después de una década en la que los recibos del Impuesto de Bienes Inmuebles se han duplicado prácticamente por la revisión de los valores catastrales, 2011 será el primero con una congelación real de este tributo. El proceso de actualización de los valores de las viviendas, que depende del Estado, ha finalizado y el Consistorio no modificará el coeficiente del 0,847 que se lleva aplicando durante todo el mandato. La consecuencia será doble. Por un lado, los ciudadanos dejarán de sufrir un incremento del 10% al año en sus recibos. Por otro, el Ayuntamiento, ante el ejercicio presupuestario más complejo de los últimos años, deberá afrontar la primera congelación real del IBI desde la llegada de Sánchez Monteseirín a la Alcaldía.

 

El Ayuntamiento asume que el impacto sobre sus cuentas será sensible. Del IBI procede uno de cada diez euros que recauda el Ayuntamiento a través de los ingresos propios. Este año se presupuestaron 170 millones de euros por este concepto, un 6% más que el año anterior y 50 millones más que en el inicio del mandato. La recaudación por este tributo se congelará sin embargo en 2011, por primera vez -aunque puede haber un ajuste del 1% derivado de los Presupuestos Generales del Estado-, a la espera de la gestión que realice la Agencia Tributaria, que revisará este año determinados valores catastrales de la ciudad.

Pese a que el debate se abrió, el Gobierno descartó plantear una subida del coeficiente que permitiera un nuevo aumento de ingresos por este concepto.

Durante los últimos años, el Ayuntamiento ha tratado de ajustar al máximo el cobro del Impuesto de Bienes Inmuebles, pieza clave para las cuentas municipales. Al margen de un mayor seguimiento de todos aquellos impagos en los periodos voluntarios, Hacienda ha elaborado distintas campañas para conseguir un mayor índice de domiciliación de los recibos, que en estos momentos se ha situado ya por encima del 56%. El retraso en el cobro efectivo de estas cantidades es precisamente el motivo de que cada año el Ayuntamiento cierre el ejercicio con importantes desfases entre los ingresos previstos y los efectivamente recaudados, del que este año ha alertado el PP en varias ocasiones.

La Delegación de Hacienda mantendrá de nuevo este año las mismas bonificaciones introducidas a lo largo de mandato para el Impuesto de Bienes Inmuebles. Aquellas propiedades en construcción mantendrán una reducción del 90% en este tributo, mientras que los propietarios de VPO pagarán sólo la mitad durante los tres primeros años -periodo que se amplía a cuatro si el piso fue adquirido después de 2008-.

Por último, las familias numerosas podrán acogerse a las reducciones previstas en la normativa, que establece reducciones de entre el 70 y el 90%, según el número de hijos, en pisos con un valor catastral inferior a los 40.000 euros; de entre el 50 y el 70% en viviendas con un valor de entre 40 y 60.000 euros; y de entre el 20 y el 40% en pisos de un valor superior a 60.000 euros. Aquellas viviendas con un valor superior a los 90.000 euros no tienen derecho a reducción alguna. Pese a esto, el alcance de estas ayudas sigue siendo mínimo.

  • 1