Local

Los recortes elevan el paro en Sevilla al máximo histórico de 288.700 personas

Casi uno de cada tres sevillanos está sin trabajo en otro trimestre de sangría laboral en el conjunto de España y aún vendrán más.

el 27 jul 2012 / 07:30 h.

TAGS:

Una joven toma al sol junto al puente de Triana.

Se ha agotado ya la larga lista de negros calificativos para definir la sangría laboral que sufre España, y aún se sufrirá más dado que las previsiones para la segunda mitad del año no son precisamente buenas. Al contrario, el paro seguirá creciendo, y en esta triste evolución mucho tiene que ver la tijera presupuestaria. Al cortar la inversión pública, corta también el empleo privado. Al no moverse el dinero, tampoco se mueven la economía ni el trabajo. Así de sencillo, y así de cruel.

288.700 parados arrojó la provincia de Sevilla al cierre del primer semestre de 2012, a tenor de la EPA (Encuesta de Población Activa). Se trata de una estadística, no de un registro, siendo ésa la diferencia con los datos mensuales del INEM, y la única que Europa homologa. Ni siquiera la cercanía del verano, que suele tirar del empleo en el sector servicios, logró impulsar la ocupación, puesto que en la comparación con los tres primeros meses del ejercicio se contabilizaron sin ocupación alguna 10.300 personas más, y 49.100 respecto a idéntico periodo del año pasado.

Para más inri, la evolución laboral ni siquiera tiene en cuenta que el segundo trimestre de cada año suele ser bueno para Sevilla, pues en él entran las fiestas de la primavera -Semana Santa y la retahíla de ferias, siendo la de Abril de la capital hispalense la más importante-.

¿Son muchos o son pocos? Muchísimos. Tantos como el 30,94% de la población activa -son quienes tienen edad y también ganas de trabajar- de la provincia. Para ser aún más gráficos: de cada 100 sevillanos, casi 31 se encuentra en el desempleo. Y todavía más: si la totalidad de esos parados vivieran juntos, ocuparían completamente las localidades de Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra, Utrera y Camas.

Incluso así, la tasa de paro en Sevilla -ese 30,94%- es la más reducida de todas las provincias andaluzas, siendo la media regional del 33,92%, siendo el extremo máximo el de Jaén, nada más y nada menos que el 37,18%, un índice espeluznante.

Antes de abordar los distintos sectores, ¿en la economía sevillana se destruye aún empleo? Esta circunstancia aflora cuando, además de aumentar el paro, baja la cifra de ocupados, señal de que el mercado de trabajo no es capaz de absorber siquiera el crecimiento de la población activa. Ésta subió en 8.900 personas en el segundo trimestre, mientras que quienes pasaron a engrosar el paro sumaron 10.300. ¿El resultado? Pérdida (o destrucción) de 1.400 puestos. No en vano, los ocupados se situaron en 644.400, frente a 645.800 contabilizados por la estadística en los tres primeros meses.

Y bajemos a las diversas ramas de actividad. La mitad (50,91%) de los empleados del campo carecen de trabajo (28.200), siendo el porcentaje del 28,9% en construcción, del 13,5% en la industria y dos décimas menos en los servicios. Asimismo, hay 155.200 sevillanos que o bien buscan su primer puesto o bien lo perdieron en el último año -así consta en la metodología de la EPA-.

Este último dato, el de 155.200, es muy relevante, pues no deja de crecer -en el primer trimestre ascendía a 146.400 y a 122.700 hace justo un año-. Y esto quiere decir no sólo que existe más gente que quiere trabajar -por ejemplo, las amas de casa que tratan de ayudar a la depauperada economía familiar y los estudiantes que no encuentran trabajo tras licenciarse o concluir la ESO-, sino también que aumenta el tiempo que transcurre hasta encontrar un trabajo, si es que se encuentra -son los parados de larga duración-.

Entramos en la EPA para la comunidad de Andalucía. Muy lejos queda ya la barrera del millón de parados. Se camina hacia otro listón de esos psicológicos: el millón y medio. 1.362.900 desempleados arrojó el segundo trimestre, siendo 33.000 por encima del primero -2,5% de alza- 184.000 más que hace un año (es decir, el 15,61% de alza interanual).
Al igual que la economía sevillana, en la andaluza prosigue la sangría laboral, traducida en destrucción de empleo, y así lo revelan los 23.300 ocupados menos en relación a enero-marzo (hasta los 2.655.400) y 133.500 por debajo de del periodo comprendido entre los meses de abril y junio de 2011.

Con ello, la tasa regional de desempleo escaló al 33,92%. Tres de cada diez andaluces, pues, no encuentran trabajo. Ese porcentaje sólo es rebasado por la ciudad autónoma de Ceuta (39,47%), mientras que supera en nueve puntos el promedio del conjunto del Estado: 24,63%

En efecto, y abordamos el análisis nacional, uno de cada cuatro españoles está en paro. La cifra es absoluta e histórica como también lo es la tasa: 5.693.100. En la senda de los seis millones. En concreto, en el segundo trimestre creció en 53.500 (0,95%), ignorando, pues, los preparativos de la campaña de verano en los servicios y, en cambio, mostrando la realidad de los recortes. 859.400 en el último año. Escalofriante.

  • 1