Economía

Los regantes del Guadalquivir no tendrán restricción de agua este año

Este año el vaso se ve medio lleno, en concreto con 2.500 hectómetros cúbicos de agua. La Comisión de Desembalse del Distrito Hidrográfico del Guadalquivir acordó ayer destinar 1.200 hectómetros cúbicos para la temporada de riego que comienza mañana y que se prolongará hasta el próximo mes de septiembre.

el 16 sep 2009 / 02:21 h.

Este año el vaso se ve medio lleno, en concreto con 2.500 hectómetros cúbicos de agua. La Comisión de Desembalse del Distrito Hidrográfico del Guadalquivir acordó ayer destinar 1.200 hectómetros cúbicos para la temporada de riego que comienza mañana y que se prolongará hasta el próximo mes de septiembre.

Tras un lustro con cuentagotas, los agricultores andaluces -al fin- recibirán una dotación normal con la que podrán sacar adelante las 350.000 hectáreas de regadío del Guadalquivir.

De la dotación, unos 350 hectómetros cúbicos se dedicarán en exclusiva a los arrozales del Bajo Guadalquivir, uno de los cultivos más castigados por las severas restricciones de los últimos años, que llevaron a reducir las cosechas hasta la mitad. Las nuevas condiciones propiciarán que se siembre el 100% de las tierras y que éstas disfruten de un regadío normal. A cambio, los arroceros se han comprometido a que las divisiones de parcelas de sus cultivos se llenen antes del 15 de mayo con agua de escorrentías.

Además, para mitigar el tapón salino que la marea introduce por el cauce del río, se volverá a llevar parte del desembalse por el Canal del Bajo Guadalquivir, como el año pasado.

A su vez, la dotación también contempla que se dediquen 1.000 metros cúbicos por hectárea y año para los olivares de Jaén y 600 para los de Córdoba.

Según explicó ayer el director gerente de la Agencia Andaluza del Agua, Jaime Palop, ello es posible gracias a que, en la actualidad, los embalses muestran un volumen cercano a los 2.500 hectómetros cúbicos, unos 870 más que el año pasado, que han significado sobrepasar la mitad de su capacidad.

De este montante, 1.200 hectómetros irán a parar al campo, 1.100 se reservarán para cubrir las necesidades básicas de los núcleos urbanos y los 200 restantes se guardarán estratégicamente, "por si el año que viene se retrasan las lluvias".

En este sentido, Palop explicó que "estamos gastando al límite los recursos de la cuenca. Todos los sectores y todos los ciudadanos deben saber que tenemos un agua muy escasa y que no nos podemos permitir el lujo de desperdiciarla. No ha pasado el fantasma de la sequía ni las situaciones complicadas".

Así, subrayó que los 1.200 hectómetros cúbicos que se van a desembalsar en la presente campaña suponen un "esfuerzo" muy importante para la Administración, que es "consciente del sufrimiento que ha padecido la agricultura en los últimos años.

Las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA en Andalucía consideraron positiva la decisión de la Comisión de Desembalse. No obstante, el secretario general de Asaja-Sevilla, Miguel Afán de Ribera, pidió flexibilidad en las fechas para comenzar y terminar de regar dentro del volumen aprobado.

Por su parte, el secretario de Organización de COAG-A, Eduardo López insistió en que es necesario ser "prudentes", en previsión de posibles complicaciones, y consideró que "no se debe atender sólo a los riegos inmediatos, sino que hay que mirar también al conjunto de los cultivos, para satisfacer aquellos que tienen un ciclo más tardío". Asimismo, el secretario general de UPA-A, Agustín Rodríguez, aplaudió la propuesta aprobada, a la que "mostró su apoyo desde el principio".

  • 1