Local

Los restos de cultivos y poda producirán energía

El proyecto para instalar una planta de producción agroenergética en la pedanía Pinzón, a partir de los desechos de los cultivos y de la poda, tiene ya el visto bueno del pleno.

el 16 sep 2009 / 03:39 h.

TAGS:

El proyecto para instalar una planta de producción agroenergética en la pedanía Pinzón, a partir de los desechos de los cultivos y de la poda, tiene ya el visto bueno del pleno del Ayuntamiento de Utrera. Empieza la cuenta atrás.

En concreto, este proyecto permitirá producir energía a partir de restos de cultivo del algodón y del tomate y de la poda, así como de los residuos de las plantas de tomate y desmotado de algodón del pueblo, lo que reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono (CO2).

El concejal de Urbanismo, José Hurtado, destacó el "revulsivo económico que va a suponer un proyecto tan interesante como éste para toda la comarca". Igualmente, el concejal del PA recordó que se trata de "uno de los pocos que existen que transforme dichos elementos naturales en energía".

La nueva planta pondrá a la venta la producción de energía eléctrica y gas y suministrará vapor de proceso a la fábrica de concentrado de tomate de la cooperativa de Pinzón y a la desmotadora de algodón. También suministrará CO2 al invernadero climatizado. En cuanto al funcionamiento, la planta convertirá la biomasa en briquetas, y la parte no consumida se venderá como combustible a empresas de generación de energía térmica, como calderas, hornos y secaderos industriales y domésticos. Esto supondrá un importante ahorro energético y servirá para compensar las emisiones de CO2 a las empresas que tienen asignadas cuotas.

Este proyecto supondrá un impulso muy importante para el tejido industrial de Utrera, ya que se crearán entre 15 y 20 puestos de trabajo directos, 50 indirectos y más de 1.600 jornales en las labores de recogida y transporte. La facturación del complejo supera los siete millones de euros anuales de productos, y se producirán y verterán a la red más de 52.916 megavatios al año de energía eléctrica con su funcionamiento.

En lo que se refiere a la conservación del medio ambiente, la planta permitirá que no se arroje a la atmósfera una parte de las 6.000 toneladas de gases que se generan con la quema de los restos de cultivo. También se sustituye el consumo de fueloil y de propano de las plantas de industrialización de tomate y la desmotadora de algodón. Entre los beneficios para los agricultores, figura que permitirá la eliminación de los restos del cultivo de 10.000 hectáreas de algodón, entre otros.

  • 1