Local

Los Reyes presiden el desfile de la Hispanidad entre aplausos

el 12 oct 2012 / 11:32 h.

TAGS:

Detalle de la descarga del cobre procedente del complejo minero Cobre Las Cruces.
La llegada de los Reyes a la Plaza de Neptuno de Madrid ha dado inicio a los actos por la Fiesta Nacional, que este año están marcados por la austeridad y que han comenzado en un ambiente más tranquilo que años anteriores, cuando los silbidos y abucheos contra el Gobierno se habían convertido en tradicionales.

Don Juan Carlos y Doña Sofía, que presidirán la parada militar acompañados por los Príncipes y la Infanta Elena, fueron recibidos con aplausos por el público asistente, los primeros que han podido escucharse, una vez se anunciaba por megafonía su entrada. La llegada del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su primera Fiesta Nacional en Moncloa, también fue anunciada por los altavoces.

Este año han estado ausentes los pitidos y gritos en contra que otros años eran habituales, aunque no se avisara de la llegada de las autoridades políticas, y que incluso se producían en los momentos más solemnes, en el homenaje a la bandera y los caídos, lo que llevó a que el año pasado se pidiera respeto al público por la megafonía.

Nada más llegar, el Rey, acompañado por el jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante Fernando García Sánchez, y seguido de cerca por el presidente del Gobierno, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, la Reina y los Príncipes, ha pasado revista a la formación antes de dirigirse a la tribuna desde donde preside la parada.

El Rey -con su uniforme de capitán general del Ejército de Tierra-- ha hecho todo el recorrido a pie y ha subido a la tribuna por una rampa que facilitaba el acceso. El año pasado, el monarca pasó revista a las tropas en un vehículo ligero, ya que se encontraba recuperándose de una intervención quirúrgica.

Los actos han comenzado con un homenaje a la bandera que este año no ha llegado desde el aire a manos de un especialista de la Patrulla Acrobática del Ejército del Aire, una medida más para ahorrar en los gastos del desfile.

Después se desarrolla el homenaje a los caídos. Este año las Fuerzas Armadas no han tenido que lamentar ningún fallecido en operaciones en el exterior, el último incidente mortal tuvo lugar en noviembre de 2011 en Afganistán, cuando murió el sargento primero Joaquín Moya Espejo. Sí se rendirá homenaje, en otros, al cabo primero Alberto Guisado, el primer efectivo de la Unidad Militar de Emergencias que ha muerto en labores de extinción de incendios.

Inmediatamente después comenzará el desfile, que este año no contará con carros de combate ni aviones. Los 2.600 militares que participan en la parada lo harán a pie, a excepción de la unidad motorizada de la Guardia Real y los reservistas y veteranos, que lo harán en vehículos ligeros 'Aníbal'.

A los actos asisten también los ministros de Defensa, Pedro Morenés; Interior, Jorge Fernández Díaz; Exteriores, José Manuel García Margallo; Justicia, Alberto Ruiz Gallardón; Industria, José Manuel Soria; Fomento, Ana Pastor; Sanidad, Ana Mato; Hacienda, Cristóbal Montoro.

 

  • 1