Local

Los rezagados de Kioto

El presidente Zapatero reaccionó como un resorte nada más conocer el negativo informe de la Unión Europea que coloca al país a la cabeza de los incumplidores con el Protocolo de Kioto en la vieja Europa. Sólo Portugal sacará menos nota, en el compromiso adquirido en la ciudad nipona, en el año 2010, fecha de caducidad del mismo.

el 14 sep 2009 / 20:46 h.

El presidente Zapatero reaccionó como un resorte nada más conocer el negativo informe de la Unión Europea que coloca al país a la cabeza de los incumplidores con el Protocolo de Kioto en la vieja Europa. Sólo Portugal sacará menos nota, en el compromiso adquirido en la ciudad nipona, en el año 2010, fecha de caducidad del mismo. El presidente ha respondido anunciando un plan para incentivar a los hogares que contribuyan a la lucha contra el cambio climático ahorrando energía en la propia casa o apostando por las renovables. Aunque no ha concretado en qué consistirán tales incentivos la necesidad de premiar de algún modo a los que contaminan menos frente a aquéllos que no se preocupan por hacerlo es casi un clamor ciudadano. Porque por ahora no existe en España ningún reconocimiento para los hogares que muestran una alta sensibilidad con los males del calentamiento global y la ponen en práctica a costa exclusiva de su bolsillo ni una penalización con aquellos otros españoles que o no se creen la gravedad del problema o lo desprecian literalmente o se escudan en que un solo grano no mueve el molino.

La separación de unos y otros desde el gobierno contribuiría a esa mayor sensibilización para que la respuesta colectiva a la más grave crisis que amenaza a la Tierra estuviera vigente en todas las viviendas sin excepción. Pero en los hogares reside sólo una minúscula parte del problema. El Gobierno debe apretar también las tuercas a los sectores más contaminantes de la economía si no quiere ser el último de la clase en el examen de Kioto. Hace tiempo que ha quedado demostrado que el nivel económico de un país con todos sus factores no depende necesariamente de provocar una mayor contaminación. La prueba de ello es que los países europeos más industrializados y económicamente más fuertes que España están cumpliendo el protocolo. El liderazgo español en energías renovables es un hito. Pero no es suficiente ante la magnitud del problema y el vergonzoso grado de incumplimiento con lo firmado en materia de contaminación.

  • 1