Economía

“Los sacrificios de los ajustes están muy mal repartidos”

Entrevista a Joaquin Almunia, Comisario Europeo de Competencia. Por Eliseo Oliveras (Bruselas).

el 20 may 2013 / 10:26 h.

Joaquín Almunia. Joaquín Almunia. El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, defendió en una entrevista con este diario la política de austeridad aplicada en la Unión Europea (UE) como “imprescindible”, pero criticó que “los sacrificios de los ajustes están muy mal repartidos”. Almunia consideró que en España debería haber un debate profundo sobre cómo reducir el paro y sobre el sistema tributario necesario para mantener la protección social y el Estado del Bienestar que la población reclama. -La eurozona acumula un año y medio de recesión, mientras que Estados Unidos crece. ¿Qué hace mal Europa? -Europa antes de la crisis ya crecía mucho menos que EEUU, porque la población y la productividad crecían poco. La crisis ha golpeado fuertemente a Europa, primero, porque la dependencia de las empresas del crédito bancario es mayor. Segundo, porque no se tomaron a tiempo al principio de la crisis las decisiones para sanear el sector financiero. Y tercero, porque la zona euro carecía de los instrumentos para hacer frente a esta crisis --que ahora se están poniendo en marcha-- y cada país quiso resolver sus propios problemas sin contar con los demás. -¿No ha sido excesiva la política de austeridad? -Entiendo que la gente reaccione de manera negativa ante recortes, ajustes y sacrificios, sobre todo porque están muy mal repartidos y porque nadie se toma el trabajo de explicarlos. Ante una montaña ingente de deuda pública y privada, la austeridad es imprescindible. -¿No ha ahogado la economía? -A la economía la ha ahogado la deuda y un sistema financiero ineficaz. -¿Qué debe cambiar? -Acelerar la unión bancaria y, si hacen falta más reestructuraciones de entidades financieras, llevarlas cabo sin que el coste vuelva a caer sobre el contribuyente. Hay que acompasar el saneamiento presupuestario con reformas para mejorar la productividad y competitividad. Hay que aumentar la demanda a nivel europeo e impulsar las exportaciones. -¿Qué reformas hacen falta en los países débiles, como España? -En España, la crisis ha traído un nivel altísimo de paro. Por lo tanto, hay que tener un debate mucho más profundo sobre lo que debe hacerse para generar empleo, de quién tiene que hacerlo y cómo. En España, hay que basar el crecimiento en sectores capaces de generar más valor añadido y productividad crecientes, innovadores, con capacidad de absorber y usar nuevas tecnologías. -¿Y para ello? -Esto implica un buen funcionamiento del sistema financiero, de los mercados, no sólo del mercado de trabajo, un esfuerzo educativo y en investigación, que no puede sacrificarse al ajuste presupuestario. En España falta una visión a medio y largo plazo más clara, unos objetivos más definidos y un listado de acciones y prioridades viables, que puedan contar con un apoyo político y social más amplio que la mayoría parlamentaria. -¿No hace falta una estrategia de crecimiento en Europa? -Cuando se habla de unión bancaria, de ajuste presupuestario inteligente, de mejorar los mercados de trabajo, de bienes y servicios, de promover la investigación, de reforzar la educación, estamos hablando de una estrategia de crecimiento. -Pero son reformas, no estímulos al crecimiento económico. -Las reformas son la base del crecimiento económico. No puede haber crecimiento sin reformas. -Hasta el ex comisario Mario Monti afirma que hace falta un estímulo económico además de reformas. -El estímulo más urgente es reparar el sistema financiero, que el crédito vuelva a fluir a las empresas. -¿Cómo se conseguirá? -Con la unión bancaria y el saneamiento de los bancos. Lo que se está haciendo, pero hay que acelerar el paso y actuar en común. No puede ser que supervisores nacionales dentro de la eurozona estén poniendo barreras a los traspasos de liquidez. -España ha saneado su banca pero el crédito sigue sin fluir. -Porque no se ha completado la reparación de la parte dañada del sector bancario. -Pese a la reforma laboral, se sigue destruyendo empleo. -Eso es debido a que está en recesión. No digo que esta sea una reforma perfecta y podría criticar aspectos concretos, pero España necesitaba una reforma del mercado laboral porque cada vez que hay una crisis, las cifras de paro españolas baten los records en Europa, ya ocurrió a mediados de los 80 y a principios de los 90. Las reformas laborales conviene hacerlas en los periodos de vacas gordas, porque en plena recesión su efecto inmediato es que crecen más los despidos. -Adam Smith dijo que el Gobierno está instituido para proteger a los ricos de los pobres. Las políticas de recortes parecen confirmar esa afirmación. -La desigualdades de renta empezaron a aumentar, a veces de forma escandalosa, en los 80 y 90. Con la crisis, las desigualdades se han acelerado por el aumento del paro. En la UE, hay países que tienen menos paro que al principio de la crisis y en ellos las desigualdades no crecen, mientras que en países donde los recortes en servicios se han sumado a la destrucción de millones de empleos, las desigualdades han crecido de forma vertiginosa y amenazan la cohesión social. -Los países que bajaron el paro tienen más igualdad que España. -Durante los 80, España redujo las desigualdades. Ahora, las desigualdades crecen mucho más que la media europea y hay una parte de la población que ha caído en la pobreza. -¿Esa desigualdad obstaculiza la salida de la crisis? -En muchos casos los ajustes no son equitativos y eso reduce las oportunidades. -¿Cómo corregir esa tendencia? -En España debe haber un debate sobre el sistema tributario. Hay que luchar contra el fraude fiscal, racionalizar el gasto y que la población más pudiente contribuya más.

  • 1