viernes, 22 febrero 2019
12:06
, última actualización
Local

Los sevillanos deben 141 millones de multas e impuestos de 2009

En tributos y tasas el año se cerró tras recaudar sólo dos terceras partes de lo previsto

el 23 jun 2010 / 19:20 h.

TAGS:

Una pareja de policías multa a un coche mal aparcado, en el Centro de Sevilla.

El año 2009, uno de los ejercicios presupuestarios más complejos, se cerró con unas cuentas completamente distintas de las previstas al inicio del año. Las transferencias del Estado cayeron en 33 millones y en los ingresos propios -impuestos directos, indirectos, tasas e ingresos patrimoniales- se produjeron desvíos en tributos como el IBI, el sello del coche o el Impuesto de Construcciones. Algunos se vieron compensados con otras subidas, como la de las multas -8 millones de euros- o el Impuesto de Actividades Económicas -en casi 13 millones-, pero en otros casos se generó un agujero que, según el PP, convirtió las cuentas en "irreales". Pero este desvío es incluso mayor si se analizan no los derechos de recaudación adquiridos -los recibos ya emitidos-, sino el dinero ingresado al cierre del año. El informe de liquidación plantea que quedaron 141 millones sin recaudar -entre impuestos directos, indirectos y tasas- al cierre del año, lo que representa casi una tercera parte -el PP elevó esta cifra a 171 millones-. Las multas son un caso paradigmático: en los presupuestos se preveían 11,3 millones, pero se impusieron 19,3 millones en sanciones. Al cierre del año, sin embargo, sólo se habían recaudado 7,2 millones -un 62,7%- más otro millón pendiente de 2008. El resto se deberá obtener por reclamaciones o incluso embargos.

 

2009 se cerró así con tres realidades presupuestarias distintas en cuanto a los ingresos propios. Por un lado, las cifras incluidas en las cuentas aprobadas en abril de 2009, que preveían ingresar entre impuestos directos, indirectos y tasas, 376 millones. En segundo lugar, tras los desvíos al alza y a la baja, el año se cerró con derechos adquiridos por un importe de 382,9 millones. Por último, quedaron más de 141 millones pendientes de ingresar, en su mayor parte por no ser pagados en periodo voluntario, lo que rebaja los ingresos a 241 millones. El cobro del dinero pendiente inicia así ahora un complejo proceso liderado por la Agencia Tributaria. El sistema de contabilidad, no obstante, permite que ese dinero se use, aunque no se haya ingresado, por lo que se ha podido mantener el nivel de gastos. Pero estas deudas cobran más relevancia en estos años dada la tendencia iniciada por el Ayuntamiento: se prevén incrementos de recaudación basados no en una subida tributaria, sino en una mayor eficiencia en la recaudación, especialmente en el IBI, los tributos de construcción y empresas y las multas.

El IBIes la principal fuente de ingresos. Durante los últimos ejercicios se ha abogado por congelar el coeficiente correspondiente al Ayuntamiento mientras subía la base impositiva por la revisión catastral. Esto ha provocado que sólo en este mandato la recaudación por este tributo se haya incrementado un 40%: de los 121 millones presupuestados en 2007 a los 170,4 previstos para 2010. Pero eso son sólo las previsiones: 2009 se cerró con tres millones de euros menos en los recibos emitidos y quedaron pendientes de cobro 70,3 millones de euros -casi un 40% del total-. Este dinero no se abonó en las fases de cobro voluntarias.

En los tributos vinculados a la construcción -el ICIO y en menor medida el impuesto de plusvalías-, pese a los esfuerzos del Consistorio las cifras han quedado por debajo de las previsiones: 1,4 millones de euros menos en el impuesto de construcción y 795.085 euros en el segundo. Y la recaudación es aún más baja: quedaron por ingresar al cierre del año 9 millones. El otro extremo es el IAE: se han cumplido las previsiones de ingresos al alza hasta el punto de que se prevé cerrar 2010 con diez millones de euros más que en 2009.
Las multas de tráfico son el tercer pilar que ha soportado la precaria economía local en plena crisis.

Los ingresos por este concepto no han parado de subir. De los 2,5 millones planteados en 2007 a los 17,9 previstos en los presupuestos de 2010. El año pasado fue un punto de inflexión al rebasarse en más de ocho millones de euros la previsión de ingresos: de los 11,3 millones que se calculaban se llegó a 19,3. El problema es que sólo se pudieron recaudar al cierre del ejercicio 7,2 millones (el 37,3%) más otro millón de infracciones pendientes de cobro desde el ejercicio anterior. Es decir, que quedó el 62,7% pendiente de pago, iniciándose a partir de ahora una lenta tramitación para intentar cobrarlo.

Zoido tilda el presupuesto de «falso» por sus desvíos

Con las cuentas del cierre del ejercicio en la mano, el PP acusó al Gobierno local de plantear unos presupuestos "falsos e irreales" y de "mentir" en el Pleno al garantizar su cumplimiento. El portavoz popular, Juan Ignacio Zoido, hizo sus cuentas y denunció que había una caída de los derechos netos de ingresos del Consistorio de 53 millones de euros. Allí incluyó los 33 millones de las transferencias del Estado -admitidos por el propio Gobierno local-; la venta pendiente del Arenal -8,2 millones de euros- y conceptos como el IBI o la tasa de recogida de basuras, en las que no se emitieron los recibos previstos. La Delegación de Hacienda admitió esta desviación aunque la cifró muy por debajo: en un 6% principalmente por las transferencias del Estado y la no enajenación de bienes. Desde este área se incidió en que en los ingresos propios se han cunplido las previsiones. Incluso al alza. El Gobierno puso de ejemplo los impuestos directos, entre los que está el IBI: los derechos reconocidos han rebasado en siete millones las previsiones.

  • 1