Local

Los sevillanos iniciaron la Selectividad con el examen de las comunes

Entre tilas, abrazos y ánimos de los compañeros, cerca de 5.800 estudiantes de Bachillerato se enfrentaron ayer a su primer día de Selectividad, la prueba que les abrirá las puertas de la Universidad.

el 15 sep 2009 / 06:30 h.

TAGS:

Entre tilas, abrazos y ánimos de los compañeros, cerca de 5.800 estudiantes de Bachillerato se enfrentaron ayer a su primer día de Selectividad, la prueba que les abrirá las puertas de la Universidad. La normalidad fue la nota dominante de los exámenes que hasta mañana quitarán el sueño a más de uno.

Los había de todo tipo: los que se retiraban a una esquina a apurar los últimos minutos para repasar, los que se hacían preguntas sobre el temario con sus compañeros, los que se despedían de sus familias o los que hablaban de fútbol o cine para distender los nervios.

Eran las 8.30 de la mañana y los 5.773 alumnos que se presentaban a las pruebas de Selectividad -4.955 en la Hispalense y 818 en la Olavide- se congregaban en pasillos, vestíbulos y patios de las veinte sedes de la provincia que acogen, hasta mañana, estos exámenes. En unos minutos entrarían en las aulas en las que se jugarían buena parte de su educación futura.

Precisamente, sobre la calidad de la educación española giraba el texto periodístico que tuvieron que analizar los alumnos en la prueba de Lengua Castellana. Se trataba de un artículo de El País con datos del informe PISA.

Ése o el texto literario de Eduardo Mendoza La verdad sobre el caso Savolta. "Ha sido súper fácil", comentaban Maribel Silva y Sandra Gutiérrez, estudiantes del Instituto Macarena, que se enfrentaban a la prueba en el Rectorado de la Hispalense. Y es que, pasados los nervios del primer examen, la sensación era similar entre los jóvenes. "Estaba claro que nos iban a poner algo así", aseguraba José Carlos Holgado, del colegio Portaceli, quien explicaba que, aunque se había tomado una tila por la mañana, "lo peor ya ha pasado".

Había pasado el primer examen y eso se notaba entre los alumnos, que ya respiraban más tranquilos. Ahora tocaba Historia. Casi todos los pronósticos se estaban cumpliendo, aunque los había que traían sin estudiar parte de la materia. "He tenido la mala suerte de que no me había estudiado la democracia en España", afirmaba desanimada una de las estudiantes que había tenido que elegir obligatoriamente la otra opción del examen: el Sexenio Revolucionario.

La prueba de Lengua Extranjera, que casi todos parecían dominar, cerraba la sesión de ayer, la de las materias comunes a todos los bachilleratos. Hoy y mañana les toca a las específicas, a las que estos alumnos, por lo general, temen más. "Matemáticas es la que más miedo me da", aseguraba Adrián Bretones, del Instituto La Loma de Dos Hermanas.

Satisfechos porque en el instituto los preparan con simulacros, los chicos afrontan lo que les queda mucho más tranquilos. A pesar de los nervios, la presión y la cantidad de jóvenes, la jornada se desarrolló con normalidad, "con ausencia de copiones y todo". El dispositivo de seguridad, "por si pasa algo", no tuvo que atender a nadie.

Así lo aseguró la vicerrectora de estudiantes de la Hispalense, Rosario Rodríguez, quién destacó que este año se habían presentado sólo 6 alumnos más que el año pasado a las pruebas en la Hispalense. El día 24 los jóvenes conocerán el resultado. De momento, sólo piensan en cómo lo van a celebrar el jueves.

  • 1