CCOO y UGT reprochan a la Junta sus excusas para no desbloquear la concertación social

Los sindicatos amenazan con un "verano caliente" en el sector turístico y advierten de que hay más de 70.000 trabajadores pendientes de cerrar sus convenios colectivos en la hostelería.

el 10 jul 2014 / 12:15 h.

sindicatos-ugt-ccooLa negociación entre el Gobierno andaluz, los empresarios y los sindicatos de clase sobre el VIII acuerdo de Concertación social están “en punto muerto”. Lo ha dicho esta mañana el secretario general de CCOO en Andalucía, Francisco Carbonero, ante un nutrido grupo de miembros de la Junta, incluido el vicepresidente y los consejeros de Economía y Hacienda. No era un anuncio, más bien un reproche. El Ejecutivo andaluz es consciente de que la concertación social lleva bloqueada desde que saltó el escándalo de las facturas falsas en UGT-A, un sindicato que ocupa un lugar privilegiado en la mesa de negociación, y que está siendo investigado por posible financiación ilegal. La instrucción es incipiente (acaban de imputar a 16 personas, tres vinculados al sindicato) pero el fondo de lo que se investiga contamina de lleno el diálogo social: la justicia y la Policía sospechan que la UGT-A desvió fondos públicos de los cursos de  formación de parados y los utilizó para gastos propios de la organización. A raíz de este asunto, la Junta ha planteado que es necesario reformular de arriba abajo el marco de la concertación social, que ya no puede seguir el mismo esquema con el que lleva funcionando 15 años en Andalucía. ¿Qué significa esto? Que deben sentarse en la mesa otros actores representantes del diálogo entre administración, empresas y trabajadores, por ejemplo, miembros de la llamada economía social (Cepes), que ahora no ocupan ningún puesto en la negociación. A Carbonero y a su homóloga en UGT, Carmen Castilla, esto le parece una excusa “maniquea”. Ambos reclamaron ayer a la Junta que desatasque el diálogo social, remarcando que las políticas activas de empleo llevan dos años suspendidas en Andalucía, con una tasa de paro del 35%.  “Dejémonos del maniqueísmo de quién sí o no. La Constitución Española y el Estatuto de Andalucía determina quién tiene la legitimidad y cómo se alcanza. ¿Por qué vamos a cuestionarla?”, ha dicho durante un desayuno informativo del Forum Europa, para subrayar la primacía de los sindicatos de clase en la mesa de negociación, para luego aclarar que el que Cepes se siente o no en la mesa no es el problema. “Busquemos la fórmula, pero no puede haber excusas para no ponerse a trabajar”, reclamó. El último acuerdo de concertación que se firmó data de 2009, en el umbral de la crisis económica que luego lo devastó todo. CCOO y UGT siguen defendiendo que “la financiación de las administraciones es el futuro, pues de ella depende el reparto de la riqueza y de las igualdades”. “Los cambios no se producirán si no se cambia la economía desde lo público”, apuntó Carbonero. Éste criticó el autoempleo como fórmula de salida a la crisis. “El autoempleo está bien, ojalá de cada autoempleo saliera una multinacional. Pero Andalucía no avanzará con rapidez si sólo ponemos kioscos de chucherías. Hay que ayudar a las empresas a ganar tamaño e internacionalización”, dijo. Verano caliente. La UGT y CCOO de Andalucía también han advertido hoy de que el verano puede ser "caliente en movilizaciones" en el sector de la hostelería porque hay más de 70.000 trabajadores de las provincias de Huelva, Granada, Jaén y Málaga pendientes de cerrar sus convenios colectivos. Los secretarios generales de la UGT y CCOO de Andalucía, Carmen Castilla y Francisco Carbonero, respectivamente, han participado hoy en un desayuno informativo del "Fórum Europa. Tribuna Andalucía" y se han referido a los conflictos laborales en actividades relacionadas con la actividad turística como la hostelería. En este sentido, Carmen Castilla ha apelado a la "masa empresarial para no tener un verano caliente" en cuanto a movilizaciones en un sector con mucho peso en la economía andaluza y generador de empleo en la temporada estival. Ha censurado la precariedad laboral en el sector turístico en general y en concreto en la hostelería donde se dan contratos por horas y días. Carbonero ha incidido en que no se puede anunciar que este año será el de mayor ocupación hotelera de la historia en Andalucía y, a la vez, las empresas quieran "quitar más derechos a los trabajadores".

  • 1