lunes, 18 febrero 2019
20:11
, última actualización
Local

Los sindicatos anuncian guerra

La Junta aplicará sin acuerdo los recortes salariales a los funcionarios, el personal laboral de laadministración y los trabajadores de las empresas públicas.

el 31 may 2010 / 19:59 h.

TAGS:

Los líderes sindicales, Manuel Pastrana y Francisco Carbonero, con el presidente de la Junta, José Antonio Griñán.
Hoy se desvelará la incógnita. El BOJA publicará el Decreto por el que la Junta trasladará a Andalucía el recorte salarial estatal a los empleados públicos de la comunidad y los sindicatos estudiarán concienzudamente el texto para decidir qué vías jurídicas emprenden para frenarlo. Y es que en la reunión que ayer mantuvo la Consejería de Hacienda con los representantes sectoriales de UGT, CCOO y CSIF la Junta no convenció a unos sindicatos que se niegan a negociar cómo se aplicará un recorte que directamente rechazan y por el que han convocado una huelga general del sector público el día 8. Públicamente, los líderes de los sindicatos mayoritarios se esfuerzan por desvincular este conflicto de una Concertación que desde hace 15 años garantiza la paz social en Andalucía pero tampoco ocultan el desencuentro con la Junta ni su intención de frenar sus decisiones unilaterales aunque sea en los tribunales.

 

Hacienda prevé que el recorte, con el que calcula ahorrar 860 millones en dos años, siga la proporcionalidad determinada por el Estado -entre el 0,57 y el 7%- en el caso de los más de 250.000 funcionarios y de los trabajadores de las empresas públicas, aunque no concreta sobre cuáles de éstas actuará (el Ministerio de Economía recoge que en Andalucía hay 317 entes instrumentales con participación pública pero la Cámara de Cuentas sólo fiscaliza 172). Por contra, el recorte será lineal del 5% para todo el personal laboral, que en Andalucía asciende a 25.000, la mayoría trabajadores de servicios sociales.

La clave, según CSIF y CCOO, para no aplicar la misma proporcionalidad radica en que, a diferencia de lo que ocurre entre los funcionarios donde son mayoritarios los grupos más cualificados y con categoría más alta (a los que se aplica el mayor recorte), el personal laboral pertenece mayoritariamente a los grupos más bajos (11.000 son de la última categoría), a los que correspondería el recorte menor.

Sin margen para la negociación, los sindicatos hablan ya de la vía judicial. A la espera de que sus centrales nacionales decidan si recurren el Real Decreto-Ley estatal ante el Tribunal Constitucional, por vulnerar el Acuerdo de Función Pública y el derecho fundamental a la Negociación Colectiva, los sindicatos andaluces se reservan la posibilidad de hacer lo propio con el texto andaluz ante el TSJA. Individualmente, ponen sus servicios jurídicos a disposición de los afectados para acudir a lo contencioso-administrativo en el caso de los funcionarios y a los juzgados de lo social para los laborales.

No obstante, también proponen alternativas como reducir las horas extra en la administración, un nuevo impuesto sobre los depósitos de la banca y eliminar las deducciones en el de sucesiones y donaciones, por parte de UGT, y la persecución del fraude fiscal, desde CCOO.

apoyo del PSOE. El PSOE-A respaldó ayer "100%" las medidas de la Junta y aseguró que son las "más solidarias".El vicesecretario general, Rafael Velasco, asumió como normal que haya "roces" con los sindicatos y calificó de "lógicas" éstas fricciones. Sin embargo el dos de los socialistas se mostró convencido de que pese a este clima de tensión "en lo global las relaciones siguen siendo fuertes". Desde su punto de vista sería "muy bueno" que se llegará en Madrid a un acuerdo para la reforma laboral que facilitaría las relaciones en Andalucía.

Velasco aseguró que estas medidas de recortes, aunque "impopulares", son "justas y necesarias" y permitirán "consolidar los brotes verdes" que "constatan diversos indicadores económicos". "Cuando empieza a crecer la hierba si se corta crece aún más fuerte y eso es lo que están haciendo Zapatero y Griñán", declaró.
Los socialistas saben que estas medidas suscitan rechazo social pero están convencidos de que "el día de mañana, cuando la recuperación se palpe" ese rechazo revertirá. Sobre el desencanto de sus militantes, sobre todo de los mayores, Velasco lo negó.

  • 1