Local

Los sindicatos de funcionarios boicotearán las municipales

Dan portazo a la negociación en el Parlamento y se manifestarán el 22

el 10 ene 2011 / 21:09 h.

TAGS:

Los sindicatos ‘persiguen’ a los miembros de la Junta.

"Si se avienen a razones y empezamos a negociar desde cero [la reordenación del sector público] tendrán unas municipales tranquilas, si no nos veremos abocados a boicotear todos los actos públicos". Ese fue el mensaje, alto y claro, que transmitieron ayer las plataformas, asociaciones y sindicatos reunidas en la Delegación del Gobierno para convocar oficilamente una nueva manifestación el sábado 22 de enero.


Actuó de portavoz de todos los convocantes un miembro de la Plataforma de Empleados Públicos de Andalucía, Emilio Sempere, quien avisó de que no solo los actos públicos del Gobierno andaluz están en juego, sino también los actos de partido que tenga previsto el PSOE ante la inminente campaña electoral. Si no se boicotean más, dijo, es por "cierto temor a represalias" que denunció están sufriendo algunos funcionarios. Sempere tiró la piedra y escondió la mano. Se negó a dar más datos a pesar de que denunció expedientes a trabajadores. Eso sí, si siguen adelante y no se paran -dijo- darán "por escrito nombres, apellidos, expedientes y consejerías".


La declaración de guerra fue rotunda un día antes de que comience en el Parlamento la ronda de comparecencias para tratar de llegar a un acuerdo sobre la reforma del sector público. Convocan la manifestación del 22 en Sevilla, que partirá de San Telmo y recorrerá la ronda histórica hasta el Parlamento andaluz, ocho sindicatos y cuatro plataformas. En concreto: CSIF-A, CGT-A, Safja, SAT, USO, Ustea, Aamaa y Apia.
Entre éstos, los sindicatos mayoritarios de los funcionarios están citados en el Parlamento para abrir el diálogo sobre la reforma del sector público. No llevarán, aclararon, enmiendas concretas ni una posición común. No pondrán por escrito ninguna alternativa.

Exigen directamente la derogación del decreto aprobado por el Gobierno andaluz para reordenar el sector público. Solo entonces, advierten, se sentarían a negociar. Tampoco entendieron como ningún gesto de buena voluntad o a favor de la negociación los pasos atrás que ha dado el Gobierno andaluz en este asunto. La Junta planea la supresión de 111 de sus 254 empresas públicas que fusionará en 14 grandes agencias, donde trabajarán funcionarios y trabajadores externos de esas extintas empresas. Ese es el caballo de batalla. Los funcionarios denuncian que supondrá colar por la puerta de atrás a "35.000 enchufados", o esa es la cifra que dijeron ayer (antes hablaban de 20.000). La Junta niega tajantemente que estos trabajadores vayan a cambiar de categoría laboral.

Primero, el Gobierno trató de aprobar esa reforma por decreto el pasado julio. En septiembre se encendió la mecha de las protestas. La Junta rectificó y se sentó a negociar con CCOO y UGT, lo que sentó todavía peor al resto de sindicatos. Se presentó un segundo decreto que además se anunció que iba a tramitarse en el Parlamento como proyecto de ley para abrirlo al diálogo y buscar el consenso con todos los afectados. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, mandó frenar la creación de las nuevas agencias, que se posponen hasta la primavera. Preguntado sobre si no se valoran estos gestos para sentarse a negociar Sempere respondió: "Son unos trileros quieren engañar a todos los empleados públicos y en general a toda la ciudadanía". "Esto ha sido un cortijo del PSOE, han enraizado fuertemente sus tentáculos", agregó e insinuó que los altos cargos socialistas quieren apuntalar sus sillones ante las próximas elecciones autonómicas.El reto de los convocantes es reunir en esta segunda manifestación a unos "20.000, 30.000 o 40.000 empleados públicos".

Ya hubo una protesta multitudinaria en noviembre. Dependerá, dijeron, de la capacidad de movilización en las provincias. Los funcionarios denuncian que la reforma "perjudica a la ciudadanía, los opositores y los trabajadores". Alertan de la futura privatización de servicios públicos y de abrir puertas "a un próximo ERE".

  • 1