Economía

Los sindicatos 'indultan' a un ya sufrido melocotón

Bien entrada la madrugada y tras casi quince horas de reuniones llegó un parto laboral específico para el sector del melocotón pero no vinculante para el resto del campo sevillano, que mañana vuelve a negociar su convenio colectivo. Tras cinco días de paro, la fruta respira.

el 15 sep 2009 / 04:20 h.

Bien entrada la madrugada y tras casi quince horas de reuniones llegó un parto laboral específico para el sector del melocotón pero no vinculante para el resto del campo sevillano, que mañana vuelve a negociar su convenio colectivo. Tras cinco días de paro, la fruta respira.

Pasadas las cuatro de la madrugada de ayer, la asociación de empresarios de frutas y hortalizas Asociafruit y los sindicatos CCOO y UGT alcanzaron un acuerdo laboral por el que, gracias a una subida de los salarios por encima de la inflación real, se terminaba la huelga en la agricultura sevillana pero única y exclusivamente para el sector que más la ha padecido en la última semana: el del melocotón y la nectarina.

Ese acuerdo, verbal y que no está aún por escrito, recuerda al que se firmó justo hace cuatro años, cuando, tras tres días de paro -cinco esta vez-, UGT y CCOO pactaron con Asociafuit , y al margen de Asaja de Sevilla, el retorno de los trabajadores a los campos de melocotones y nectarinas, mientras que la conflictividad volvió allá por septiembre, coincidiendo con la campaña del verdeo (de aceituna de mesa), otra de las que más duelen al bolsillo del empresariado agrícola.

Es decir, la huelga no está desconvocada con carácter general, sino que saldrá a flote cuando los sindicatos "lo estimen oportuno", si es que no fructifican las negociaciones que, mañana, volverán a retomar Asaja, CCOO y UGT, que son las partes sentadas en la mesa de la negociación colectiva para el campo sevillano.

A este tipo de acuerdo laboral se le llama de eficacia limitada, al no ser vinculante para el resto de sectores. Asaja no lo acepta, pero lo acata, gran diferencia ésta pues cuatro años atrás, ni una cosa ni la otra, lo que provocó un distanciamiento con Asociafuit inexistente en esta ocasión, pues la patronal -y esto lo reconocen hasta los propios sindicatos- se encuentra más unida que nunca.

¿Cláusulas del pacto? Se ha logrado con la mediación del delegado provincial de Empleo, Antonio Rivas, y contempla una subida salarial para las labores de recolección de la fruta del 5% para este año, porcentaje equivalente a 2,12 euros al día. Para el próximo ejercicio, el IPC real más 1,20 puntos al alza, según indica Carmelo Acuña, de CCOO. El aumento es lineal para todas las categorías y faenas y se aplica, asimismo, en el plus por kilometraje, al tiempo que se sube el plus cobrado para la comida en el caso de los empleados con jornada laboral partida.

Más que un acuerdo cabría hablar de resolución (una especie de laudo), forzada por Antonio Rivas y, al final, aceptada tras una maratoniana reunión de casi quince largas horas.

El propio delegado justifica su decisión en la importancia económica que tiene la campaña del melocotón para la provincia de Sevilla y en las tensiones que ha originado el conflicto en las principales localidades productoras, en especial las de La Vega, cuyos alcaldes reclamaron a las partes enfrentadas un pronto acuerdo.

Desde CCOO de Sevilla, tanto Acuña como José Corral quisieron insistir en que la huelga no se desconvoca sino que se suspende, de manera que los trabajadores pueden volver a parar si lo consideran pertinente. La amenaza, pues, se mantiene.

El presidente de Asociafruit, Luis Marín, destacó que la huelga de trabajadores del campo de Sevilla ha hecho "mucho daño" a la campaña del melocotón, aunque aún no se ha cuantificado. Cálculos iniciales hablaban de un millón de euros por día, y han sido cinco jornadas de paros.

No obstante, indicó que se intentará "reconducir la situación", después de que hoy los sindicatos CCOO y UGT hayan acordado suspender la huelga y retomar el próximo miércoles la negociación del convenio colectivo del sector con la patronal Asaja y con la mediación de la Delegación de Empleo de la Junta.

A estas pérdidas hay que añadir, según indicó Marín, un daño comercial, ya que durante estos días el melocotón sevillano ha sido sustituido en el mercado por el procedente de otros orígenes, como Murcia y Valencia.

"Es mentira que nosotros queramos destruir el sector del melocotón", respondía ayer Carmelo Acuña, quien cargó las tintas contra Asaja, porque, según dijo, no se ha movido ni un ápice durante la negociación del convenio colectivo, que se inició en enero pasado. UGT y CCOO demandaban un alza salarial del 8% para este año, pero se ha conformado con el 5% en el caso del melocotón. Mientras, la patronal insistía en que propone un pacto "razonable" y sin pérdida alguna de poder adquisitivo.

  • 1