martes, 18 diciembre 2018
14:52
, última actualización
Local

Los sindicatos pedirán limitar los buses en el Centro desde el mediodía

Plantearán esta medida para Navidad en el Consejo de Administración de Tussam que se celebra hoy. El consistorio valla las paradas de Ponce de León

el 16 dic 2014 / 21:30 h.

VALLADO_ZONABUS_PONCELEON_1Los sindicatos de Tussam llevarán hoy al Consejo de Administración de la empresa municipal su petición para que durante las navidades, las líneas 32 y 27 terminen en Ponce de León y las líneas 13 y 14 en la Alameda en lugar de en la plaza del Duque, al menos a partir del mediodía cuando la aglomeración de público es mayor. La idea de restringir el acceso al Centro de los autobuses ya fue avanzada por los sindicatos tras la «masificación» registrada en el Puente de la Inmaculada y, sobre todo, a raíz del atropello ocurrido el pasado día 10 en la plaza Ponce de León en el que una mujer resultó herida grave en una pierna. Precisamente, el Ayuntamiento está procediendo al vallado de los arcenes y acerado de las paradas en esta plaza para evitar que los peatones accedan a la misma por la calzada, mientras que sobre la restricción del acceso de los autobuses al Duque no se ha pronunciado más allá de que la semana pasada, el portavoz del Gobierno municipal, Curro Pérez, anunció que se estaban estudiando las posibles medidas a adoptar. Y es que aunque los sindicatos llevarán esta propuesta a la reunión de hoy, tanto el presidente de la ASC, Fernando Sojo, como el secretario general de CCOO en Tussam, Miguel Pereira, explicaron que no es una petición nueva y que la respuesta municipal hasta el momento se ha limitado a afirmar que la Policía Local adoptará las medidas precisas en momentos puntuales. Sin embargo, Pereira denunció que «nosotros queremos concretar algo más. No que se corte todo el día pero sí a partir de determinada hora del mediodía o de la tarde, no cuando ya la aglomeración sea tal, porque por experiencia sabemos que entonces nadie toma la decisión». Tanto Pereira como Sojo coinciden en asegurar que la afluencia masiva a la zona comercial en estas fechas supone un «peligro inminente», un «estrés» para los conductores y un retraso en líneas de largo recorrido.

  • 1