Economía

Los sindicatos plantan al Gobierno la víspera del 29-S

Salgado les convoca hoy a una reunión por los presupuestos, que rechazan.

el 27 sep 2010 / 21:14 h.

Los líderes de CCOO y UGT rechazaron ayer la invitación de la ministra de Economía para hablar hoy de los Presupuestos del Estado para 2011, por considerarla inoportuna y oportunista, y criticaron la intención del Gobierno de querer marcar su agenda en la víspera de la huelga general.

La vicepresidenta segunda, Elena Salgado, cursó ayer esta invitación a Ignacio Fernández Toxo y a Cándido Méndez para mantener el encuentro sobre el contenido de las cuentas -que ya aprobó el Consejo de Ministros el pasado viernes-, cuando en años anteriores la reunión se celebraba tradicionalmente antes de dicha aprobación.

Ese detalle, pero sobre todo el hecho de que la reunión se planteara un día antes de la huelga general, provocó el claro enfado de los sindicatos, que en un comunicado conjunto calificaron la invitación de Salgado de "tomadura de pelo". Advirtieron en ese sentido de que no atenderían a esa "maniobra de manipulación" del Ministerio de Economía.

Más tarde, en un acto público, Toxo y Méndez rechazaron la idea de que esta proposición para hablar fuese una concesión del Gobierno hacia los sindicatos, en un momento en el que el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha expresado su intención de volver a dialogar con estas organizaciones tras la celebración de la huelga.

Para Ignacio Fernández Toxo, no se trata de un plantón al Gobierno porque fue éste, con su política económica y con la reforma laboral, el primero en plantar a los sindicatos. "Han caído en la cuenta [de que debían reunirse con los sindicatos] después de que lo denunciamos y deprisa y corriendo han querido montarlo. No, hombre no, después de la huelga, después de cambiar de actitud, nos sentamos todo el tiempo que haga falta", puntualizó.

Méndez, por su parte, recordó que el Gobierno tenía que haberles informado sobre los presupuestos antes de aprobarlos y añadió que lo de "hoy para mañana" es una táctica oportunista que, si se "conecta" con el llamamiento al diálogo hecho por Zapatero el fin de semana, "queda chusco y burdo".

Un llamamiento en el que Zapatero incidió también ayer, al comprometerse ante la dirección socialista a reconducir las relaciones con las organizaciones sindicales y buscar el diálogo en materias como la reforma de las pensiones, tras reiterar su "absoluto respeto" hacia la convocatoria de huelga general.

Tras recordar que el PSOE ha luchado mucho en el pasado para defender el derecho a la huelga de los trabajadores, el secretario general de los socialistas dejó claro, no obstante, que también tiene que asumir las responsabilidades de Gobierno y tomar las medidas necesarias, aunque sean difíciles, señalaron fuentes de la dirección del PSOE.

A pesar del encendido comunicado y de las declaraciones posteriores de los líderes de UGT y CCOO, Elena Salgado trató en Bruselas de quitarle hierro al asunto. La titular de Economía aseguró que se reunirá con los sindicatos "cuando ellos deseen".

Salgado defendió la fecha de hoy para poder celebrar la reunión sobre los presupuestos antes de que éstos fuesen a las Cortes -la ministra los entrega este jueves-. "Pero, por supuesto, eso no quiere decir que no podamos reunirnos cualquier otro día, siempre que ellos quieran".

Efectos colaterales sobre el diálogo social
Los secretarios generales de CCOO-A y UGT-A, Francisco Carbonero y Manuel Pastrana, respectivamente, apuntaron ayer que "nunca ha habido una oposición tan visceral y tan tremenda" contra una convocatoria de huelga general por parte de los empresarios y advirtieron de que "esto tendrá trascendencia", de manera que "algunos representantes patronales han ido tan lejos que va a costar trabajo recuperar el diálogo social".

Carbonero destacó que han llegado al sindicato "muchísimas" denuncias de trabajadores pidiendo la presencia de piquetes informativos "en cientos" de empresas para "vencer el miedo" que están creando "intimidando a sus trabajadores para que no vayan a la huelga".

En este sentido, criticó la actitud del presidente de la CEA. "¿Quién garantiza el derecho al trabajo de los 4,6 millones de parados que hay en España?", se preguntó el dirigente de CCOO, quien lanzó la siguiente pregunta: "¿Santiago Herrero les ha dicho a los empresarios que asuman su responsabilidad social y generen empleo y que no despidan a más gente?".

Por su parte, Pastrana aseguró que "las grandes empresas, los polígonos y los sectores estratégicos" pararán. Y señaló que lo que está en juego "no es lo que pasa con los sindicatos, sino cómo va a vivir cada trabajador a partir de ahora".

  • 1