Local

Los sindicatos policiales convocan para el mes de julio una huelga de celo

Los sindicatos del Cuerpo Nacional de Policía iniciarán el 27 de junio un calendario de movilizaciones que se prolongarán durante todo el mes de julio y que consistirá en una huelga de celo con la que reclamarán al Ministerio del Interior su equiparación salarial con las policías autonómicas.

el 15 sep 2009 / 06:51 h.

TAGS:

Los sindicatos del Cuerpo Nacional de Policía iniciarán el 27 de junio un calendario de movilizaciones que se prolongarán durante todo el mes de julio y que consistirá en una huelga de celo con la que reclamarán al Ministerio del Interior su equiparación salarial con las policías autonómicas.

El Sindicato Unificado de Policía (SUC), la Confederación Española de Policía (CEP), la Unión Federal de Policía (UFP), el Sindicato Profesional de Policía (SPP) y el Sindicato de Comisarios (SC) han anunciado hoy en una rueda de prensa en Santander su decisión de convocar estas protestas, que consistirán en trabajar a reglamento y sin iniciativa, lo que equivale a una huelga de celo.

Las medidas de presión empezarán el 27 de junio, un día en el que los agentes del cuerpo cumplirán estrictamente el reglamento y atenderán sólo las órdenes que reciban, ha anunciado el portavoz de los sindicatos convocantes, José Ángel Fuentes (SPP).

Según este sindicalista, las protestas no afectarán en ningún caso a los servicios que deban actuar en caso de delitos que afecten a la seguridad del Estado o de los ciudadanos, y a los que tengan un carácter urgente o humanitario.

Esta protesta se repetirá durante 10 días del mes de julio: el 2 y el 3, el 8 y el 9, el 16 y el 17, el 23 y 24 y el 30 y el 31 de julio.

Los sindicatos han acordado suspender las movilizaciones durante el mes de agosto "como una prueba de responsabilidad" que, según Fuentes, no se merece el Gobierno, y continuarán en septiembre con más días de trabajo a reglamento e, incluso, una gran manifestación de policías en Madrid si para entonces no se llega a un acuerdo con el Ministerio.

Estos funcionarios están convencidos de la "eficacia y el alcance" de las medidas de presión, que tienen la voluntad "clara y determinante" de mantener el tiempo que consideren necesario ante la política de dilación y los engaños a los que, a su juicio, el Ministerio de Interior somete al Cuerpo Nacional de Policía "sistemáticamente", ha apuntado Ignacio López García, de CEP.

La protesta de estos funcionarios tendrá repercusiones en la vida cotidiana de los ciudadanos, que verán como en la tramitación de documentos como el DNI o el Pasaporte o cuando presenten una denuncia por un delito menor los policías cumplen taxativamente toda la normativa, lo que provocará esperas y retrasos.

El portavoz sindical ha asegurado que los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía, "los mismos que garantizan el Estado de Derecho aún con riesgo de sus vidas (...)", cobran 1.400 euros mensuales, lo que supone una media de un 30 por ciento anual menos que las policías autonómicas.

Y ha insistido en que no existe ninguna razón que justifique que la policía más eficiente del Gobierno de España sea la peor pagada del territorio nacional, incluso peor que la propia Guardia Civil, "siendo la institución más valorada por los ciudadanos".

La subida salarial que reclaman no está cuantificada, pero el representante del SUP, José Manuel Sánchez, ha apuntado que con una subida de entre el 12 y el 20 por ciento, por encima del IPC, en cuatro años "seguramente" llegarían a un acuerdo.

Los sindicatos, que hace una semana registraron una declaración de conflicto colectivo, han advertido de que el responsable de los posibles incrementos de la delincuencia que se produzcan y de los retrasos en la tramitación de las denuncias o la documentación que expiden los funcionarios será el Ministerio del Interior.

Fuentes ha explicado que el Gobierno se comprometió en la pasada legislatura a equiparar los salarios del Cuerpo Nacional de Policía y que, tras las elecciones, el ministro Alfredo Pérez Rubalcaba, anunció su intención de firmar acuerdos de mejoras salariales que, en opinión de los sindicatos, tampoco tiene intención de cumplir.

  • 1