Local

Los socavones del puente del Cachorro crecen por la lluvia

Urbanismo aplazó el arreglo del puente para no colapsar aún más el tráfico.

el 13 jun 2010 / 20:12 h.

TAGS:

Socavones, tras la lluvia, en el asfaltado del puente del Cachorro.

El mal estado del puente del Cristo de la Expiración, rebautizado como el del Cachorro, se ha agudizado por las últimas lluvias y, de nuevo, los socavones presentan un estado tan lamentable que suponen un auténtico peligro para los conductores, sobre todo para los motoristas. Aún así, no hay fecha para acometer un arreglo que se pospuso para no colapsar aún más el tráfico en la ciudad.

El arreglo debió de empezar en abril del pasado año, pero se aplazó por el aluvión de obras que soportaba la ciudad, sobre todo por los planes de inversión de la Junta y el Estado para paliar la crisis en el sector de la construcción. Ante esta situación, el Ayuntamiento optó por parchear, de nuevo, la situación, tapando unos agujeros en el asfalto que han vuelto a resurgir.

Este puente ha tenido que cumplir la mayoría de edad para que se proyecte su primera intervención de importancia, algo que para su diseñador, el arquitecto José Luis Manzanares, presidente del Grupo Ayesa, llega tarde.

El puente metálico fue diseñado para la Expo de 1992 por Manzanares, quien aseguró a este periódico el pasado mes de marzo que el puente está "realmente mal cuidado". Y es que las grietas y los socavones están a la orden del día en una vía por la que circulan muchos autobuses, camiones y coches diariamente. Su ubicación, junto a la estación de Plaza de Armas, y su intenso tráfico rodado han hecho seria mella en él.

Según los planes de Urbanismo, cuando se acometa la obra, ésta durará seis meses y supondrá el corte de la mitad de los carriles. Costará casi un millón de euros, la partida incluida en los presupuestos de la Gerencia de Urbanismo para 2009. Con este dinero se iban a reponer el pavimento, las juntas y el equipamiento del puente del Cristo de la Expiración, una de las vías más transitadas de toda la ciudad al ser la salida natural hacia el Aljarafe y hacia Huelva y, por ende, sus playas.

Dado su volumen de tráfico, el proyecto señala que la obra tiene que "contemplar necesariamente el mantenimiento de la circulación al menos en el 50% de la capacidad de la vía, de manera que no se requiera el corte total del tráfico", que tendría resultados catastróficos.

Hasta ahora, las únicas reparaciones realizadas se han limitado a rellenar los baches sin demasiado éxito.

  • 1