Local

Los socialistas avisan al PSC de la línea roja para pactar la financiación

Las tensiones para diseñar el nuevo sistema de financiación marcarán el arranque de la legislatura. El PSOE-A trazó la línea roja que no se debe cruzar en este asunto, sobre el que admitió que ha habido "diferencias importantes" con el PSC. Financiación, traspasos o deuda histórica serán negociados, según Pizarro, con Madrid.

el 15 sep 2009 / 03:13 h.

TAGS:

Las tensiones para diseñar el nuevo sistema de financiación marcarán el arranque de la legislatura. El PSOE-A trazó ayer la línea roja que no se debe cruzar en este asunto, sobre el que admitió que ha habido "diferencias importantes" con el PSC. Financiación, traspasos o deuda histórica serán negociados, según Luis Pizarro, en un "diálogo leal" con Madrid.

Cuando se pactó el nuevo Estatuto andaluz, PSOE, PP e IU dieron su visto bueno a unos principios sobre financiación autonómica. El nuevo Gobierno de Rodríguez Zapatero tomó posesión ayer y los socialistas andaluces no perdieron la oportunidad de defender en público las bases de ese acuerdo, que creen que deben ser la hoja de ruta de la negociación que el Ejecutivo central quiere resolver antes del verano.

¿Que esos planteamientos no coinciden con los de sus compañeros de Cataluña? El secretario de Organización del PSOE-A, Luis Pizarro, no ocultó que su partido ha tenido "importantes diferencias" con el PSC en esta materia y marcó los límites que, a su juicio, ni los andaluces ni Zapatero cruzarán: "Si el PSC parte de que tributen los territorios y no las personas y de tener un sistema de financiación propio, basado en una especie de cupo, va a ser difícil el acuerdo", sostuvo.

Con el visto bueno del presidente del Gobierno a que se publiquen las balanzas fiscales (saldo entre lo que los ciudadanos de cada territorio pagan en impuestos y lo que reciben en servicios), el PSOE-A dice no estar preocupado por que se conozcan esos datos, pero defiende tres premisas irrenunciables que, según Pizarro, dejan "margen de acuerdo" con sus compañeros catalanes: "Solidaridad, suficiencia financiera y multilateralidad".

Respetando esos principios, según dijo, las propuestas que lleven Andalucía y Cataluña al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) -la mesa en la que se sientan todas las comunidades con el Gobierno central a negociar el modelo para repartir los fondos- "no tienen por qué ser contradictorias sino complementarias".

El discurso de los socialistas andaluces en este debate es el mismo que cuando negociaban el nuevo Estatuto: lo que es bueno para Andalucía, dijo Pizarro, es bueno para España. No en vano el PSOE cree que la propuesta andaluza -la única presentada al Gobierno central la pasada legislatura- puede tener el respaldo "mayoritario" del resto de comunidades autónomas.

Junto con la financiación, Pizarro presentó en rueda de prensa los grandes temas que Andalucía tiene pendientes con el flamante equipo de Zapatero. Nuevas competencias -eludió fijar prioridades, pero el programa electoral habla de nueve-, participación en instituciones del Estado como el Tribunal de Cuentas o el Constitucional, liquidación de la deuda histórica o inversiones forman ese listado.

En el día uno de la nueva etapa, en el PSOE de Andalucía toda era confianza: "Nos irá muy bien porque será un Gobierno sensible con nuestra tierra".

  • 1