martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Local

Los socialistas de Sevilla y Málaga impulsan un pacto sobre la gran caja

La pugna por la sede de la gran caja ha abierto una brecha en el seno del PSOE. El propio Chaves tuvo que hacer un llamamiento para frenar el conflicto en su partido. Los grupos municipales de Sevilla y Málaga han dado un paso para desactivar su pulso: han convocado una cumbre y una serie de grupos de trabajo para buscar un discurso conjunto.

el 15 sep 2009 / 22:15 h.

TAGS:

La pugna por la sede de la gran caja ha abierto una brecha en el seno del PSOE. El propio Chaves tuvo que hacer un llamamiento para frenar el conflicto en su partido. Los grupos municipales de Sevilla y Málaga han dado un paso para desactivar su pulso: han convocado una cumbre y una serie de grupos de trabajo para buscar un discurso conjunto.

Desde el pasado mes de diciembre, PSOE y PP están sumidos en un debate interno que arrastra a un pulso entre las ciudades de Málaga y Sevilla. El proyecto de una gran caja -que surja de la fusión entre Cajasol y Unicaja- ha sido el detonante. Socialistas y populares han defendido públicamente y en las instituciones -sobre todo en Málaga, donde se han aprobado varias mociones- posturas distintas en cada una de las provincias. En el PSOE, este pulso provocó la censura de la estructura regional y un llamamiento al orden del presidente de la Junta, Manuel Chaves, que ha calado en los socialistas sevillanos y en el grupo municipal de Málaga.

Ambas direcciones han acordado convocar una cumbre y organizar un grupo de trabajo para establecer una postura común. No sólo sobre la entidad de ahorros, también sobre las sedes de otros proyectos e instituciones que han entrado en el debate político: la Consejería de Turismo, la Cámara de Cuentas, el Tribunal de Defensa de la Competencia, el Consejo Económico y Social y el Observatorio del Agua.

Los contactos, según fuentes socialistas, se han iniciado desde el grupo municipal de Sevilla a través del alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, y del portavoz, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, con la dirección de los socialistas en Málaga encabezada por Rafael Fuentes. En los próximos días se celebrará una cumbre en Estepa -el lugar se ha elegido como punto intermedio entre las dos capitales- y se organizarán una serie de grupos de trabajo sobre cada una de las cuestiones en disputa, cuya labor se pretende prolongar durante los próximos meses para evitar trasladar posturas enfrentadas en un escenario de crisis económica.

El objetivo es culminar este trabajo en las próximas semanas con una resolución conjunta en la que se recoja un acuerdo entre los dos grupos municipales sobre la gran caja, y que a partir de este punto, el acuerdo sea remitido a sesiones plenarias de los dos ayuntamientos. A partir de ahí, se busca un escenario de encuentro -sin renunciar de entrada a las posiciones defendidas durante las últimas semanas, según matizaron desde el grupo municipal- , con el que los socialistas pretenden eludir entrar en debates "localistas", asumiendo así que las dos direcciones municipales habían entrado en una dinámica de desencuentros, acentuada con mociones como las aprobadas en distintas instituciones. El PSOE presentó su propia propuesta en el Consistorio de Málaga -el PP llevaba otra más dura que fue aprobada- y en la Diputación Provincial -aprobada por unanimidad-, mientras que en Sevilla los socialistas respaldaron la iniciativa del PA presentada en la Diputación para que la sede se ubique en la capital andaluza. Estas resoluciones se han visto acompañadas por declaraciones como las realizadas por el portavoz del grupo parlamentario socialista, Manuel Gracia, quien señaló a Málaga como la sede de la caja única si se produce la anunciada fusión, o por el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, quien irrumpió en el debate rechazando cualquier posibilidad de que la gran caja saliera de la capital donde Cajasol tiene incluso un proyecto de rascacielos para unificar sus oficinas.

Con este movimiento interno, los socialistas pretenden no sólo desactivar su pugna como ha ordenado la dirección regional, sino centrar el conflicto en el PP. Al igual que en el caso de los socialistas, los populares se han visto inmersos en un enfrentamiento público agravado por la vehemencia del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre. De hecho, mientras los populares de la Costa del Sol han defendido que es necesario profundizar en la descentralización y trasladar las sedes económicas y turísticas a Málaga, en Sevilla, la dirección local, encabezada por Juan Ignacio Zoido, ha apostado por que estos organismos se mantengan en la capital andaluza, con la excepción de la Consejería de Turismo, cuyo traslado ha justificado públicamente el portavoz municipal de la oposición de Sevilla.

  • 1