Local

Los talibanes atacan la base de Herat tras el atentado del lunes

Los insurgentes intentaron alcanzar con tres proyectiles a las tropas españolas. Los tres talibanes abatidos fueron efectivamente quienes mataron a John Felipe Romero.

el 02 feb 2010 / 20:33 h.

TAGS:

Carme Chacón presidió el acto solemne con el que las tropas españolas en Herat despidieron ayer a John Felipe Romero.

Los talibanes siguieron atacando a las tropas españolas tras perpetrar el ataque que acabó con la vida del soldado John Felipe Romero. Fuentes oficiales confirmaron ayer que los insurgentes lanzaron varios proyectiles sobre el aeropuerto y la base de las tropas españolas en la ciudad de Herat (oeste de Afganistán), aunque no se produjeron víctimas ni daños materiales.

Según la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) en un breve comunicado, el suceso tuvo lugar en la base de Camp Arena, del mando regional oeste, que abarca las provincias de Badghis, Herat, Farah y Ghor.

Una fuente del Ministerio español de Defensa cifró, sin embargo, en tres los proyectiles lanzados: dos de ellos, dijo, cayeron en la parte norte de la Base de Apoyo Avanzado (FSB) de las tropas españolas, y un tercero fuera, al este de la pista de vuelo. El coronel jefe de la base, Manuel Fernández-Roca Teigell, escuchó tres explosiones, e inmediatamente las tropas pusieron en marcha el protocolo de alarma por ataque de cohetes y buscaron el lugar donde habían impactado los proyectiles.

En Herat, un oficial del aeropuerto dijo a la agencia afgana AIP que un primer proyectil cayó cerca del comedor de la instalación aeroportuaria a las 22.30 horas locales (19.00 hora española del lunes), y que otro fue lanzado contra la base sin causar daños. El suceso fue reivindicado por un portavoz talibán, Mohammed Yousif Ahmadi, quien dijo a AIP que las milicias lanzaron cuatro proyectiles y que estos causaron un incendio en el aeropuerto.

El suceso tuvo lugar horas después del ataque sufrido por un convoy español en Afganistán a su paso por la localidad de Sang-Atesh, en el que murió el soldado John Felipe Romero Meneses y otros seis militares resultaron heridos. La ministra española de Defensa, Carme Chacón, llegó ayer a Herat para recabar de primera mano información sobre el ataque y coordinar la repatriación del militar fallecido y de los heridos y horas después del lanzamiento de misiles.

Por otro lado, todos los indicios y las informaciones del Ministerio de Defensa apuntan a que los tres talibanes abatidos por las tropas españolas tras el ataque mortal son los autores materiales del atentado que acabó con la vida del soldado John Felipe Romero. Los expertos todavía están investigando las pruebas, y por ahora han constatado que la bomba estaba manipulada para causar los máximos daños posibles.

De hecho, expertos en explosivos informaron ayer a Chacón de que las mejoras de refuerzo introducidas en el blindaje del BMR atacado por los talibanes salvaron la vida de seis de los soldados que iban en el vehículo.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha abierto diligencias para investigar el atentado y ha autorizado que se practique la autopsia del fallecido a su llegada a España. Un avión de la Fuerzas Armadas trajo anoche los restos mortales del soldado hasta el aeropuerto de El Prat (Barcelona). En dicho avión viajaban Carme Chacón; el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), José Julio Rodríguez; el Jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME), Fulgencio Coll; así como tres de los seis heridos en el ataque. El resto de los soldados, entre ellos el sevillano Juan Morales Aroca, herido leve, decidieron permanecer en Afganistán.

El contingente español despidió ayer al militar muerto con un emotivo homenaje. Sus compañeros, con lágrimas en los ojos, llevaron a hombros el ataúd con los restos mortales del fallecido y lo introdujeron en el Hércules que le traería a España.

Chacón se explicará. La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha pedido comparecer en el Congreso de los Diputados para informar del atentado del lunes en Afganistán. La previsión es que la comparecencia tenga lugar en la segunda quincena de febrero, lo que tiene que decidir la Mesa y los portavoces de la Comisión de Defensa del Congreso. Su petición de comparecencia llega a la vez que las peticiones del PP de “incrementar la seguridad” de las Fuerzas Armadas españolas “minuto a minuto, con todos los medios”, dado que son “una prioridad”. Los populares manifiestan que los soldados “tienen que estar tranquilos en este sentido”.

Así las cosas, y ante la polémica por la tardanza en la renovación de los BMR como el que transportaba al soldado fallecido, el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, consideró ayer “temerario” elucubrar sobre la posibilidad de que otro tipo de blindaje hubiese evitado la muerte del militar. Por ello, pidió esperar a conocer el resultado de la investigación.

  • 1