Cofradías

"Los tiempos demandan la igualdad de sexos en el Gran Poder"

El próximo miércoles la hermandad del Gran Poder se enfrenta a un importante cabildo de reforma de Reglas, en el que el tema estelar vuelve a ser el de las nazarenas. El hermano mayor se muestra favorable a la equiparación.

el 04 feb 2010 / 20:18 h.

El hermano mayor del Gran Poder se enfrenta el miércoles a un importante cabildo.

-¿Cuál es, a su juicio, el asunto de mayor calado que dirime la hermandad en el cabildo del próximo día 10?
-Ninguno en concreto. Las Reglas hay que tratarlas conjuntamente. Y conjuntamente estas Reglas son una adaptación a las Normas Diocesanas vigentes, a la concesión de la dignidad de Basílica que tiene el templo y a la realidad, circunstancias y necesidades actuales de la hermandad.


-¿Qué novedades se incorporan al texto normativo?

-Hay una regulación más sistemática en el tema de los derechos de hermanos, y lógicamente se contempla ya la plena igualdad de ambos sexos. Hay innovaciones también en el tema del gobierno de la cofradía: el cabildo general ordinario pasa de Cuaresma a noviembre y el ejercicio anual de octubre a septiembre, en lugar de coincidir con el año natural. Se redefinen las competencias del cabildo general y del cabildo de oficiales. Se redefinen los cargos de la junta de gobierno y en el tema económico hay también novedades me atrevería a decir valientes y pioneras en las hermandades: se crea un control a la junta de gobierno respecto al presupuesto que se aprueba por parte del cabildo general. En fin, creo que son unas reglas interesantes.

-Hay quien no ve tan "lógica" como usted la equiparación de derechos en la cofradía.
-Entendemos que hoy día es lo que demandan las circunstancias y los tiempos. Además, hay una exhortación pastoral del cardenal Amigo que no podemos olvidar y creo que es una mejor adecuación a las Normas Diocesanas.


-Hay un hermano que ha presentado una enmienda contra ese artículo. ¿Le preocupa que tenga que debatirse y votarse de manera particular?
-No, no me preocupa. El debate siempre es bueno y el cabildo está para que todos los hermanos puedan expresar su opinión y manifestarse. Más me preocuparía que hubiera un cabildo en el que nadie dijera nada.


-Palacio sostiene que, en puridad, este tipo de consultas sobre las nazarenas sobran.
-Bueno, a mí nadie me ha obligado a sacar nazarenas hasta ahora y en el Arzobispado conocen el proyecto y nuestra intención de reformar las Reglas y nadie nos ha dicho ni que sobre ni que falte nada. Creo que la hermandad va a decidir soberanamente; después ya si viene aprobada o no, ésa es otra cuestión que escapa a nuestra responsabilidad.


-Desde la distancia, ¿cómo ha visto la resolución del asunto de las nazarenas en El Amor?

-No me gusta nunca meterme en cuestiones ajenas. Creo que en la hermandad del Amor están muy satisfechos y muy tranquilos de cómo se ha resuelto el tema. La situación de la hermandad del Amor era muy distinta a la nuestra. No creo que sean comparables las dos situaciones.


-¿Le han llegado peticiones de hermanas rogándole vestir la túnica de ruán?
-Sí, varias. Si no, no estaríamos planteando este tema. Estamos dando respuesta a un deseo creo que legítimo de las hermanas.


-Caso de que se aprueben las nazarenas, ¿esperan un incremento muy grande en las filas nazarenas?
-Ni lo esperamos ni lo dejamos de esperar. La hermandad tiene 2.500 hermanas y, si se aprueba la igualdad de derechos, saldrán las que quieran salir. De lo que sí estamos convencidos es de que la cofradía asumirá sin ningún problema el número de hermanas que lleve en sus filas. No repercutirá en los horarios de la cofradía.


-Pase lo que pase, ¿la hermandad seguirá siendo tolerante con las ‘madres de abril'?

-Esa expresión no me gusta. Esas personas que se ponen detrás del paso del Señor no forman parte de la cofradía. Pero la hermandad sabe que existen y lo que no puede hacer es ignorarlas o expulsarlas de mala manera. Lo que tratamos es de que esas personas, ajenas a la hermandad en muchos casos, entorpezcan lo menos posible la marcha de nuestra cofradía. En ese sentido no vamos a cambiar, ni el hecho de que salgan hermanas nazarenas tiene que ver con esa historia.


-¿Que la cofradía regrese por Cuna es un deseo, una aspiración, un proyecto...?

-Es una idea que siguen teniendo muchos hermanos, sobre todo porque el recorrido actual es más largo y nos sigue creando problemas. Insisto en que en este tema no será la hermandad del Gran Poder la que rompa la magnífica armonía que hay ahora mismo entre las hermandades de la Madrugada, bien entendido que la generosidad que siempre ha mostrado la hermandad del Gran Poder es una generosidad que tenemos que exhibir todos.


-¿Qué beneficios aportaría a la cofradía regresar por Cuna?

-Acortar la estancia en la calle en una hora a lo mejor. Estamos excesivo tiempo en la calle para una cofradía del corte del Gran Poder.

  • 1