Local

Los titulares del Museo regresaron ayer a casa

El Cristo de la Expiración y la Virgen de las Aguas del Museo reposan ya en su sede canónica. La corporación del Lunes Santo trasladó anoche a sus titulares desde la iglesia de San Gregorio a su capilla, una vez finalizadas las obras de acondicionamiento realizadas en el templo.

el 15 sep 2009 / 23:24 h.

TAGS:

El Cristo de la Expiración y la Virgen de las Aguas del Museo reposan ya en su sede canónica. La corporación del Lunes Santo trasladó anoche a sus titulares desde la iglesia de San Gregorio a su capilla, una vez finalizadas las obras de acondicionamiento realizadas en el templo.

Una hora. Ése fue el tiempo que duró ayer el traslado de regreso a cada de los titulares del Museo, después de 73 días de exilio en la cercana iglesia de San Gregorio. Fue el 18 de diciembre cuando el Crucificado de Marcos Cabrera y la dolorosa de Cristóbal Ramos abandonaron la capilla del Museo por obras en su propio templo.

Si a caballo entre 2007 y 2008 la hermandad procedió a sanear y arreglar la fachada de la capilla que da a la plaza del Museo , en esta ocasión el planteamiento de las obras pasaba por acondicionar la cara interna de ese muro, afectado de humedades. Los trabajos, realiazados en un plazo récord, se han completado con la instalación de una nueva iluminación en el templo y el sistema de megafonía. Además, se han pulido los suelos, se han adecentado los altares, y en las dependencias anexas al templo se han instalado vitrinas nuevas y solería de mármol.

En principio, la previsión sobre la duración de las obras era que pudieran prolongarse hasta mediados de marzo. Sin embargo, se han acelerado los plazos para que la hermandad pudiera celebrar el quinario en su propia sede. Los cultos, de hecho, comenzarán mañana martes.

Para el hermao mayor de la corporación, José Javier Sobrino, este tiempo de estancia de las imágenes en San Gregorio ha sido "realmente extraordinario". "La convivencia con los padres mercedarios que regentan el templo, con la junta de gobierno y con los propios hermanos del Santo Entierro ha sido fantástica durante todo este tiempo. Todo han sido facilidades".

De hecho, explica Sobrino, la función principal de instituto que ayer celebró la hermandad del Santo Entierro y que presidió el cardenal de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, se aplicó en acción de gracias por este tiempo de estrecha convivencia entre ambas corporaciones. Arropada por numerosos fieles, la hermandad del Museo se despidió ayer de San Gregorio en un concurrido traslado para emprender rumbo a casa.

  • 1