martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Local

Los trabajadores de Cerámicas Bellavista reanudan el diálogo

Los trabajadores de Cerámicas Bellavista volverán mañana a negociar con la dirección de la empresa Roca, propietaria de la fábrica de Dos Hermanas.

el 15 sep 2009 / 20:47 h.

TAGS:

Los trabajadores de Cerámicas Bellavista volverán mañana a negociar con la dirección de la empresa Roca, propietaria de la fábrica de Dos Hermanas. Tras el parón de las vacaciones y la manifestación en Barcelona, los empleados esperan que la compañía dé marcha atrás en los despidos.

El alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano (PSOE), aconsejó en su día al comité de empresa que "tuviera paciencia, porque Roca es famosa por prolongar estos conflictos laborales en el tiempo". Y no le faltaba razón al regidor, puesto que la empresa todavía mantiene su postura de trasladar la producción desde Dos Hermanas a la fábrica que tiene en Alcalá de Guadaíra. Según el grupo, lo hará porque "las instalaciones son más modernas", pero el comité de empresa sigue pensando que el expediente de regulación de empleo (ERE) que pretende despedir a 191 de los 242 trabajadores es un "cierre encubierto".

El periodo de negociación acabó el 21 de diciembre de 2008. Sin embargo, todas las partes implicadas (Delegación Provincial de Empleo, comité de empresa y responsables de Roca) decidieron posponer las reuniones hasta mañana. Los trabajadores esperan para entonces algún giro "real y convincente de la empresa", según comentan desde los sindicatos, ya que la última propuesta de Roca, que consistía en recolocar a 60 de los 191 empleados afectados por el ERE, no convenció a ninguno.

Otra de las esperanzas que tienen los operarios, quizás la más factible, es que la Junta de Andalucía, en concreto el delegado provincial de Empleo, Antonio Rivas, dé una resolución negativa al ERE de Roca. En opinión del comité de empresa, "tal y como está planteado el ERE, Empleo no puede dar luz verde a ese proyecto". También desde el comité de empresa señalan que la plantilla está dispuesta a suspender los sueldos y/o a disminuir la producción, pero sólo si la dirección de la empresa les garantiza la reinserción laboral de estas personas cuando acabe la recesión y vuelva el normal ritmo de ventas para el grupo.

Por su parte, la empresa insiste en que no le gusta tomar una decisión como ésta, pero deja claro que incluso si se recupera la crisis, el sector de la construcción -cuya caída afecta directamente a las ventas de su producción basada principalmente en los sanitarios- no volverá a ser el mismo que años atrás, y no se podrán mantener abiertas dos fábricas a 11 kilómetros cada una.

  • 1