Local

Los trabajadores de Clesa se salvan de la crisis

Los trabajadores de la planta de yogures y postres Clesa en  Sevilla ven "el horizonte despejado" un año después de haber firmado  un acuerdo con Central Lechera Asturiana, por el que se mantenían los  puestos de trabajo a través del alquiler de la fábrica por parte de  Nueva Rumasa y superar así un expediente de regulación de empleo  (ERE), que afectaba a 165 empleados en Andalucía.

el 10 oct 2009 / 10:23 h.

TAGS:

En declaraciones a Europa Press, el presidente del comité de  empresa, Antonio Escudero, realizó un balance "positivo" de este  plazo de tiempo a "todos los efectos tanto de personal como de  producción", que se ha incrementado en 2009 un 40%.

De esta manera, dijo que la plantilla, que a lo largo de 2009 ha  visto como aumentaba en 13 trabajadores, ha recuperado "la normalidad  que se perdió en 2008" haciendo que "no se noté todo lo que se pasó".  "Ahora tenemos una situación normal con un organigrama normal",  explicó. "Durante el año 2008 los trabajadores lo pasamos muy mal pero  ahora el convenio para cuatro años que se firmó con Nueva Rumasa se  está respetando a todos los efectos", subrayó.

Los representantes sindicales de UGT y CCOO y la empresa Central  Lechera Asturiana alcanzaron durante la noche del 9 al 10 de octubre  de 2008 un acuerdo que consistía en el mantenimiento del empleo en la  fábrica de Sevilla tras haber sido alquilada por el grupo Ruiz  Mateos, después de que la compañía asturiana se replanteara en junio  de 2008 la continuidad de su planta de yogures y postres en Sevilla. Por entonces UGT en Andalucía explicó que el alquiler era por un  periodo de cuatro años y tras este periodo de alquiler, el grupo  tenía la opción de compra de Central Lechera Asturiana. De igual  manera, el acuerdo precisaba que en el caso de que el grupo Ruiz  Mateos dentro de cuatro años no desee comprar la fábrica de Sevilla o  quiera en este periodo hacer cualquier tipo de reestructuración de  plantilla, los trabajadores de dicha fábrica pasarán también a cobrar  40 días de salario bruto por año trabajado.


Por último, Clesa, firma perteneciente a Nueva Rumasa, entró el 1  de enero de 2009 en la planta sevillana y garantizó el poder  adquisitivo de los trabajadores tras acordar con la plantilla  congelar el sueldo para el año 2009, mientras que para los tres años  siguientes habría una subida equivalente al Indice de Precios de  Consumo (IPC) real.

  • 1