Local

Los trabajadores de Roca critican la nula voluntad de negociar" de la empresa

Siguen encerrados en la Catedral y deciden nuevas movilizaciones. Piden más tiempo para negociar el ERE y un diálogo con cada factoría.

el 03 ene 2013 / 22:00 h.

TAGS:

Encerrados en la Catedral.

Los trabajadores de la fábrica de Roca en Alcalá de Guadaíra lamentaron ayer la actitud "intransigente y cerrada" de la empresa durante la primera reunión sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que prevé el cierre de esta factoría y con ello el despido de sus 228 empleados.

Los trabajadores, que permanecen encerrados en la Catedral desde el día 31 de diciembre, rechazan el ERE y exigen a la empresa que "se amplíe el período de consulta que la legislación establece para así poder negociar de buena fe, pues falta documentación y encima ha habido días festivos en este tiempo".

Fuentes sindicales criticaron, en declaraciones a Europa Press, la actitud de la dirección de Roca en la reunión mantenida ayer en Madrid, donde "una vez analizada la documentación que nos han facilitado, consideramos que nos falta información". Los trabajadores de Alcalá de Guadaíra demandan, además, que se negocie "por centro de trabajo, esto es, que se negocie la situación de viabilidad del centro de Alcalá de Guadaíra en Sevilla con el comité de empresa de aquí, algo a lo que la empresa también se niega".

Además de a la planta de Alcalá de Guadaíra, el ERE afecta también a la de Alcalá de Henares (Madrid), con lo que en total son 468 los trabajadores afectados.

Para los empleados de la planta sevillana, el cierre de esta factoría "es una deslocalización de la producción, pues no hay problemas productivos ni falta de carga de trabajo". "Es un cierre ilegal", aseguran fuentes sindicales.

Los trabajadores lamentaron la "nula voluntad de negociación" por parte de la empresa, que "mantiene una actitud cerrada y sin ganas de negociar de buena fe, no vienen con la idea de negociar", toda vez que la empresa dice que "tiene la decisión tomada, sigue en sus trece y no es nada receptiva". Ante esta situación, la plantilla de la localidad sevillana mantendrá el encierro en la Catedral, donde se turnan para pernoctar y un grupo de ellos pasó incluso la Nochevieja.

Además, este viernes celebrarán una asamblea donde acordarán nuevas movilizaciones de las que informarán posteriormente. De momento, los trabajadores han registrado una convocatoria de huelga que se iniciará coincidiendo con la fecha de incorporación de la plantilla al puesto de trabajo, tras las vacaciones navideñas, prevista para el 8 de enero. Esta convocatoria de huelga se registra por el plazo de un mes, del 8 de enero al 8 de febrero, tiempo en el que los empleados irán decidiendo y haciendo uso de dicho derecho conforme vayan considerando.

Los trabajadores de Roca también reclaman a la Junta de Andalucía y al Gobierno central que "presionen ante esta situación de abuso y atropello y tomen cartas en el asunto". De momento, solo el alcalde alcalareño, Antonio Gutiérrez Limones (PSOE), ha mostrado explícitamente su rechazo al cierre de la planta y pedido a la empresa que reconsidere su decisión, una defensa en la que no se ha visto especialmente respaldado por su partido, que ostenta el gobierno de la comunidad con IU.

  • 1