Economía

Los trabajadores recuperan la calle

10.000 personas, según los convocantes, y 2.500, según la Policía Local, acudieron ayer a la manifestación en Sevilla más numerosa de los últimos años

el 01 may 2010 / 06:52 h.

Manifestación del 1 de mayo en Sevilla

"Este año somos más", aseguraba ayer José Román, un sindicalista que acude, desde la infancia, a todas las concentraciones con motivo del Día del Trabajador y que, a día de hoy, sufre por la pérdida de su empleo. Las manifestaciones por el Primero de Mayo, jornada históricamente reivindicativa para reclamar los derechos de los trabajadores, han estado marcadas en los últimos años por la baja participación. Pero las cifras del paro y el miedo a perder las pensiones en el futuro animaron ayer a muchos sevillanos a salir a la calle y a acudir a la llamada de los dos sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, que esta vez sí unieron sus fuerzas ante los problemas que padece el mercado de trabajo, algo que no sucede desde hace años. Sólo en la provincia de Sevilla, los parados suman 231.400, según los últimos datos del primer trimestre de la Encuesta de Población Activa.

Para contrarrestar el efecto de los números, precisamente ayer fue el día que aprovechó el Gobierno para filtrar el dato del paro de abril, el mejor de los últimos meses. Así, descendió en torno a 24.000 personas, la primera caída desde julio de 2009, según avanzaron a Efe fuentes de la Administración. El dato de abril, que se hará público oficialmente el martes, rompe una racha de ocho meses consecutivos de aumento del desempleo. En abril del año pasado, el paro creció en 39.478 trabajadores.

Unas 10.000 personas, según los convocantes, y 2.500, según la Policía Local, hicieron el recorrido acordado en la capital hispalense, que partió de Puerta de Jerez para culminar en la Plaza de San Francisco. En una jornada marcada por los grandes conflictos laborales que protagonizan el día a día de la actualidad sevillana, los trabajadores de empresas históricas como Astilleros o Pickman, entre otras, sumidas en procesos que pueden acabar con empleos, acudieron con sus pancartas. Mientras la manifestación recorría la avenida de la Constitución, boda en la catedral. Pamelas y tocados mezclados con pancartas sindicalistas y gritos a favor del empleo. Incluso alguna que otra bandera republicana se dejó ver.

"La unión de las dos fuerzas sindicales tiene hoy todo el sentido del mundo, porque hay más de 200.000 razones para salir a la calle", aseguró ayer durante la marcha el secretario general de CCOO en Sevilla, Alfonso Vidán. Portaba, junto a su homólogo en UGT, José Figueroa, y otros compañeros, la pancarta que abría la manifestación, y que rezaba: Por el empleo con derechos y la garantía de nuestras pensiones.

El secretario general de UGT en Sevilla, José Figueroa, reclamó por su lado no abrir el debate del futuro de las pensiones, "ya que antes hay que esperar a que se produzca una reactivación de la economía, y no hay que olvidar que los que ahora recetan eso son los mismos que no vieron venir la crisis". Además, exigió la apertura del crédito por parte de las entidades financieras a los jóvenes y a las pymes.

Políticos como el secretario de Estado de Cooperación Territorial, Gaspar Zarrías, el secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera; el presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, así como el presumible candidato a la alcaldía de Sevilla por el PSOE, Juan Espadas, o el primer teniente de alcalde del consistorio, Antonio Rodrigo Torrijos, también acudieron a la cita.

El acto central en Andalucía tuvo lugar en Granada. El secretario general de UGT-A, Manuel Pastrana, dijo en esta concentración que las movilizaciones de ayer deben servir como "punto de inflexión" para "mejorar la capacidad" de los gobiernos de la Junta y del Estado en su lucha contra la crisis.Francisco Carbonero, secretario general de CCOO-A, añadió que es necesario que las instituciones internacionales "regulen los mercados financieros" o, de lo contrario, "habrá peligro de repetir esta crisis".

Por toda España. CCOO y UGT convocaron conjuntamente 80 manifestaciones en España, de las que la central, como es habitual, fue en Madrid, donde participaron sus secretarios generales, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, quienes advirtieron al Gobierno de que su política de austeridad retrasará la salida de la crisis y la creación de empleo.Si persiste esta estrategia, se puede provocar un "conflicto laboral de alcance", advirtió Méndez, quien consideró que Europa tardará mucho más en salir de la crisis por obcecarse en sanear sus finanzas públicas en sólo tres años y retirar las medidas.

  • 1