domingo, 21 abril 2019
05:49
, última actualización
Local

Los usuarios de Cercanías se quejan de que en horas punta viajan hacinados

Más de 22.000 personas toman cada día la línea C-1 del Cercanías -Lora del Río-Sevilla-Utrera- porque, según dicen los viajeros, es un medio de transporte "rápido y barato". Se quejan, eso sí, de que en las horas punta van "como sardinas en lata", sobre todo entre Dos Hermanas y Sevilla y reclaman a Renfe que refuerce el servicio.

el 15 sep 2009 / 17:01 h.

TAGS:

Más de 22.000 personas toman cada día la línea C-1 del Cercanías -Lora del Río-Sevilla-Utrera- porque, según dicen los viajeros, es un medio de transporte "rápido y barato". Se quejan, eso sí, de que en las horas punta van "como sardinas en lata", sobre todo entre Dos Hermanas y Sevilla y reclaman a Renfe que refuerce el servicio.

"Lo más normal es que nos toque ir de pie". Quien avisa es Rosalía Romero, de 40 años. Regresa a casa en el tren de las 12.16 horas, que sale desde Santa Justa (Sevilla) y la deja en Utrera, su pueblo, media hora después. "Nunca cogía el tren antes, pero estoy acudiendo a rehabilitación en Sevilla y no podía imaginar que esto iba a ser así todos los días", explica. "De todas formas no me quejo, porque a otras horas sí que es insoportable", agrega

Y ocurre así. Son las 15.00 horas y universitarios y trabajadores -la mayoría de Dos Hermanas y Utrera- aguardan en el andén de Santa Justa la llegada del Cercanías para volver a casa. Entre ellos está Pepi Santos, de 35 años, que trabaja en la capital hispalense. "La solución sería doblar los trenes o poner más vagones, como hacen algunas veces", sugiere. "Desde que trajeron estos trenes nuevos, que son más pequeños, tenemos que soportar esto todos los días", apostilla. Unos 16 minutos la separan de Dos Hermanas, donde vive, y aunque no le importa mucho ir de pie, advierte que "lo peor" será cuando lleguen a la estación Virgen del Rocío: "Ya no cabremos".

No en vano, según los datos recopilados por Renfe durante 2007, en esta parada se suben o bajan de media un día laborable 6.527 personas. Le siguen Dos Hermanas, con 5.876 viajeros, y Utrera, con 5.463. Esto lo sabe bien Ana García, de 38 años. Trabaja en una de las tiendas de la estación de Santa Justa y asegura que aunque hay horarios que son peores, hasta que se para en Dos Hermanas, sólo pueden ir de una manera, "apretados".

Como a la mayoría no le queda otra que viajar en tren. Los afortunados que se hacen con un asiento leen, escuchan música u observan cómo se queja el resto. Pasada la estación de Dos Hermanas el tren se queda casi vacío y vuelve a ser un medio de transporte rápido, barato y también cómodo.

David Pérez, que estudia Educación Física en la capital hispalense, continúa hasta Utrera. Como muchos otros, se mueve en bicicleta por Sevilla y también se lamenta: "Fomentan mucho el uso de la bicicleta pero luego no ponen los medios necesarios". La normativa establece que sólo puede viajar una por vagón y algunos usuarios se quejan de que no siempre se cumple y que ocupan mucho espacio.

Pese a las quejas, que muchos usuarios dicen haber trasladado ya a Renfe en forma de reclamación, lo cierto es que el tren gana adeptos año tras año entre los vecinos de la Gran Sevilla. De hecho, la línea C-1 -que pasa por Lora del Río, Tocina, Cantillana, Brenes, La Rinconada, Sevilla, Dos Hermanas y Utrera- creció el año pasado un 16,1% en el número de viajeros respecto a 2006. Es la línea más importante del núcleo de Cercanías de Sevilla. Éste tiene cuatro líneas y 22 estaciones y en él viajaron 7,3 millones de personas durante 2007.

  • 1